Lima. Las parejas del mismo sexo serán consideradas como familia de aprobarse el proyecto legislativo de la Unión Civil en Perú, sostuvo este miércoles el congresista opositor Carlos Bruce, promotor de esta iniciativa.

"Mi proyecto los considera parientes de primer grado", afirmó Bruce durante una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Lima.

El legislador explicó que actualmente hay cuatro proyectos de ley relacionados al tema, dos de ellos de su autoría, el de Unión Civil y el de Patrimonio Compartido, y los otros de sus colegas de Fuerza Popular Julio Rosas y Martha Chávez, con diferentes matices.

Bruce indicó que su proyecto de Unión Civil promueve la unión de parejas del mismo sexo, que se les considere como parientes y que tengan derechos patrimoniales, mientras que su otra iniciativa está pensada para gente "que no necesariamente tiene que dormir junta", que maneja sus bienes como sociedades gananciales y a la que les da "derechos patrimoniales parecidos a los de las personas casadas".

"Creo que algo se va a lograr. No sé si logremos el 100 % de lo que plantea la Unión Civil, pero por lo pronto, y que para mí es un logro, hay un consenso en que la parte patrimonial hay que otorgarla", expresó.

El congresista resaltó que la diferencia básica entre la Unión Civil y el matrimonio es que en la primera figura no se pueden adoptar hijos.

"No se permite adoptar. Básicamente es eso. De lo que hemos tratado es de crear una institución que si bien es distinta al matrimonio, tenga derechos equiparables porque de lo que se trata es eso, de que hay una desigualdad. Las parejas heterosexuales tienen una cantidad de derechos que parejas homosexuales que quieren vivir juntas no tienen", manifestó.

Al ser consultado por la adopción de hijos entre parejas del mismo sexo, Bruce indicó que él no iba a presentar ninguna iniciativa por ahora para eso porque aún la comunidad científica no determina "si la ausencia de una figura materna o paterna es dañina o no al niño".

El 12 de abril pasado, miles de personas marcharon por las calles de Lima a favor de esta iniciativa, aunque en una encuesta revelada el domingo último se indicó que la mayoría de peruanos está en contra de la Unión Civil, aunque sí está a favor de apoyar los derechos de los homosexuales.

"Lo que hemos logrado con este debate es que ser homofóbico sea considerado políticamente incorrecto", resaltó.

La Iglesia católica se ha convertido en uno de los principales opositores de esta iniciativa legislativa e incluso el arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, propuso que se haga un referéndum al respecto.

"No es viable un referéndum cuando se trata de derechos fundamentales", aseguró Bruce.

El parlamentario también mostró satisfacción porque "todas las instituciones del Estado han sido favorables, sin excepción, al proyecto de Unión Civil".

"Haremos lo necesario para que la población entienda por qué se está dando este paso... Se trata de que la sociedad entienda que de manera involuntaria hemos estado segregando y discriminando a un sector social y que debemos abrir camino para dejar de hacerlo", precisó.

Bruce señaló que los representantes de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT) con los que se ha reunido le han dicho que su agenda tiene las siguientes prioridades: que no los maten, que los jóvenes no se suiciden por su condición de homosexuales, que no los boten de sus trabajos y finalmente, que se apruebe la Unión Civil.

La segunda o tercera semana de mayo se discutirá en la Comisión de Justicia del Congreso el proyecto de Unión Civil, según Bruce, y de aprobarse, en uno o dos meses más ésta podrá pasar al pleno del Parlamento para que se evalúe.