Lima. Rebeldes de Sendero Luminoso secuestraron el lunes a entre diez y 20 trabajadores de una empresa contratista del sector gasífero en el sur de Perú, en momentos en que el Ejército buscaba cercar a un líder guerrillero, dijeron a Reuters fuentes de las Fuerzas Armadas y de una empresa del rubro.

Este es el segundo gran secuestro en la zona del VRAE -donde operan los remanentes de la guerrilla Sendero Luminoso en alianza con narcotraficantes- en casi diez años, luego de que rebeldes retuvieron en 2003 a unos 70 trabajadores de la argentina Techint que fueron rescatados sanos y salvos.

Una fuente precisó que los operarios se encontraban en la zona de Kepashiato -dentro del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE)- prestando servicios al consorcio Transportadora de Gas del Perú (TgP), en la que participan la argentina Pluspetrol, la estadounidense Hunt Oil y la surcoreana SK, entre otras.

"Los senderistas tomaron esta madrugada el pueblo de Kepashiato y sacaron a los trabajadores del hotel donde estaban durmiendo", dijo a Reuters una fuente de una de las empresas del consorcio.

"No sabemos a dónde se los habrían llevado", agregó.

Según medios locales los secuestrados serían hasta 38.

Otra fuente señaló que los trabajadores secuestrados pertenecen a la firma sueca Skanska que brinda servicios a empresas de gas y petróleo que operan en la zona.

Fuerzas del Ejército peruano emprendieron hace unas semanas una ofensiva en el VRAE en busca de los últimos cabecillas del grupo maoísta Sendero Luminoso, luego de que en febrero capturaron al importante líder rebelde "Camarada Artemio" en otra zona selvática del país.

Fue la primera gran victoria del gobierno del presidente Ollanta Humala contra los remanentes del movimiento rebelde.

Una fuente de las Fuerzas Armadas dijo a Reuters que los miembros de Sendero Luminos han realizado el secuestro "intentado romper el cerco del Ejército" en el VRAE.

Tras la captura de Artemio, el gobierno afirmó que redistribuiría las fuerzas de seguridad hacia la zona del VRAE, controlada por Víctor Quispe Palomino, alias "José", como parte de su lucha contra Sendero Luminoso, grupo que tuvo se apogeo en las décadas de 1980 y 1990.

En los últimos tres años, más de 50 militares y policías han muerto en choques o ataques rebeldes.