Su rechazo a supuestas manipulaciones sobre las encuestas que elabora su empresa manifestó el presidente ejecutivo de Ipsos Apoyo, Alfredo Torres.

El ejecutivo negó que las encuestas busquen afectar a alguna de las candidaturas presidenciales para las elecciones del 10 de abril de este año y agregó que que resulta común que algunos candidatos puedan expresarse en contra de los resultados de los sondeos, pero no se puede mentir a la población.

En ese sentido, consideró muy difícil que una encuestadora seria pueda concederle al ex alcalde de Lima una intención de voto que fluctúe entre 24 y 26%, como dicen sus seguidores, cuando los resultados de otras empresas también le otorgan entre 18% a 19%, de acuerdo a Andina.

Al respecto, Torres cuestionó que se haya difundido cifras de una encuesta de Ipsos Apoyo pese a que aun no era pública. En ese marco, señaló que solo caben dos posibilidades: o bien esos datos fueron dados por algún trabajador de la empresa encuestadora, o bien se “hachearon” (infiltraron) las computadoras de la empresa.

El jurado electoral de Perú desistió el 16 de febrero de este año de una polémica norma que llevó a las principales firmas encuestadoras del país a suspender la divulgación de sondeos a menos de dos meses para la elección presidencial.

La medida había sido catalogada por las encuestadoras como una "censura" y "antidemocrática" al exigir la entrega de los nombres de los entrevistados, sus números de identificación, teléfonos y direcciones, entre otros datos.

Tras una ola de críticas, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) dejó sin efecto la medida este miércoles y aclaró que no desea "obstaculizar" el resultado del comicio presidencial.

El presidente del JNE, Hugo Sivina, dijo que desistían de la medida "pero con un elemento necesario de convocar a las encuestadoras, a los partidos políticos, a ustedes los medios de comunicación para que se debata respecto a estos actos de fiscalización".

Las encuestadoras saludaron la decisión.