El secretario general de la Federación Sindical Mundial (FSM), George Mavrikos, aseguró este martes que la reducción de gastos militares en todos los países del mundo, es una forma de enfrentar la crisis económica mundial como parte de una política contracíclica.

“El gasto militar es un gasto improductivo que en nada favorece a los sectores afectados por la crisis, que generalmente son los trabajadores. Debe reducirse a lo mínimo indispensable para que los recursos se dirija a los gastos sociales”, expresó.

Presente en Lima para participar en el XIII Congreso Nacional de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), el dirigente y diputado del Congreso de Grecia opinó que en tiempos de crisis muchos gobiernos optan por aplicar medidas que perjudican al sector laboral.

Dijo que, por ello, existen despidos masivos de funcionarios públicos, reducción de sueldos de los obreros y empleados estatales, la flexibilización de la seguridad social, entre otros.

En tal sentido, lamentó que los sectores con mayor capacidad financiera sean los menos “sacrificados” porque se les pretende ayudar para mantenerse a flote, cuando el verdadero motor de una economía es el mercado interno.

Señaló que la crisis en su país aparentemente fue ocasionada por el gobierno, por ejemplo, dijo que mientras la realización de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 demandó un gasto de 5 mil millones de euros, pero cuatro años antes, las olimpiadas de Atenas 2004, costaron 21 mil millones de euros.

“¿Quién se quedó con todo ese dinero?”, cuestionó.

Agregó que esta crisis demuestra en la práctica el fracaso del modelo capitalista, y como alternativa propuso el establecimiento un modelo sin ningún tipo de raíz liberal para “entregar el poder a los trabajadores”.