Lima. Perú registró 217 conflictos sociales en octubre, de los que 171 se mantienen activos y otros 46 "en estado latente", según el informe mensual divulgado hoy por la Defensoría del Pueblo.

El nuevo reporte presenta un aumento de 16 nuevos conflictos respecto al informe de septiembre, en su mayoría a raíz de las elecciones regionales y municipales que se celebraron el 5 de octubre.

Según la Defensoría, existen 11 conflictos sociales abiertos desde los comicios regionales a causa de protestas por presuntos fraudes en los resultados electorales, pendientes de revisión, y en otros departamentos donde habrá un segunda vuelta, prevista para diciembre.

"En los días posteriores a las elecciones se presentaron 119 hechos de violencia en los que se destruyó material electoral y se produjeron enfrentamientos entre grupos de manifestantes que pretendían desconocer la validez de los comicios y las fuerzas del orden, pero la mayoría volvieron a la normalidad", añade el reporte.

La región que más conflictos sociales concentró en octubre fue la región norteña de Áncash, con 24 casos; seguida de los departamentos andinos de Apurímac, con 22, y de Puno, con 19, ambos en la sierra sur del país.

Seguidamente aparecen Piura, con 15 conflictos; Junín, con 14 casos, y Ayacucho, Cajamarca y Cuzco, con 13 en las tres regiones serranas.

Los conflictos más comunes son los socioambientales, con 135 casos, de los que casi el 69 por ciento tienen como causa la actividad minera, mientras que el 14 por ciento son por actividades relacionadas con la extracción de hidrocarburos.

"Asimismo, se reportaron cuatro acciones de violencia subversiva en las regiones de Ayacucho, Huancavelica y Junín", concluye el reporte.