Lima, EFE. Perú registró 224 conflictos sociales, 167 de ellos activos, durante marzo pasado, según un reporte de la Defensoría del Pueblo dado a conocer este miércoles.

Los conflictos sociambientales son los más numerosos y suman 149, y el mayor número de casos está vinculado a la actividad minera (108) y a las actividades hidrocarburíferas (21).

Entre los casos mineros, la Defensoría del Pueblo destacó que aún están pendientes de solución el del proyecto aurífero Conga, que desarrolla la empresa Newmont en la región norteña de Cajamarca, y el cuprífero Tintaya, que maneja Xstrata en la región sureña de Cuzco.

Entre otras principales causas de conflictos, la Defensoría del Pueblo detectó a los asuntos de gobierno local (19) y a la demarcación territorial (14).

Las regiones que albergan la mayor cantidad de conflictos son la norteña Áncash, la central Apurímac y la sureña Puno.

En contraste con estas cifras, un informe elaborado por la Presidencia del Consejo de Ministros señaló que en marzo pasado hubo 62 conflictos en el país, la mayoría a causa de la minería formal e informal (34), los hidrocarburos (9), temas agrarios (7) y de demarcación territorial (6).