Lima. Otra persona murió este miércoles en el norte de Perú tras enfrentamientos de manifestantes con la policía, elevando a cuatro los muertos en dos días de protestas en contra del desarrollo de un multimillonario plan minero de la estadounidense Newmont.

Cientos de personas desafiaron el estado de emergencia impuesto por el gobierno el martes en la norteña región de Cajamarca y chocaron con la policía, que detuvo a uno de los principales activistas de las protestas, el ex sacerdote católico Marco Arana, en momentos en que acompañaba a manifestantes en la plaza principal regional.

"Se ha confirmado un fallecido, que es un civil", dijo el primer ministro, Oscar Valdés, en la noche en una conferencia de prensa tras concluir un consejo de ministros.

Los enfrentamientos del martes habían dejado asimismo más de dos decenas de heridos, de acuerdo a las autoridades.

El estado de emergencia, que autoriza a los militares a restablecer el orden público y restringe la libertad de los ciudadanos, fue decretado el martes por el gobierno tras el episodio más violento contra el proyecto de oro y cobre Minas Conga de Newmont Mining de unos US$5.000 millones.

El desarrollo del proyecto Minas Conga de Newmont había estado parado desde noviembre por una sucesión de protestas de pobladores que temen que su explotación pueda dañar sus fuentes de agua y causar contaminación en la región de Cajamarca.

Arana, líder del partido de movimientos de izquierda Tierra y Libertad y opositor al gobierno del presidente Ollanta Humala, dijo en su cuenta de la red social Twitter que luego de su detención lo golpearon dentro de la estación policial.

"Me volvieron a golpear, puñetes en la cara, riñones, insultos", alcanzó a escribir Arana en Twitter. El ex cura había estado escribiendo previamente sobre la protesta antiminera y que hubo represión de la policía en la ciudad de Cajamarca.

El desarrollo del proyecto Minas Conga de Newmont había estado parado desde noviembre por una sucesión de protestas de pobladores que temen que su explotación pueda dañar sus fuentes de agua y causar contaminación en la región de Cajamarca.

Hace casi dos semanas, Newmont anunció que aceptaba las recomendaciones de un equipo de peritos para implementar un plan de mitigación ambiental más estricto en el proyecto Minas Conga.

El presidente Humala, que ha garantizado el respeto al agua y el desarrollo responsable del proyecto Minas Conga, había advertido a los manifestantes que no iba a tolerar actos violentos que atenten contra la propiedad privada y pública.

A fines de mayo, otra protesta en el sur de Perú, esa vez contra la trasnacional Xstrata por un mayor aporte económico para la zona de Espinar donde opera, dejó dos muertos.

Con las muertes en Cajamarca suman 14 las víctimas fatales en protestas sociales desde que el presidente y militar retirado Ollanta Humala asumió el poder en julio del año pasado.