La Paz. Bolivia y Perú pusieron fin este martes a años de roces políticos entre sus presidentes Evo Morales y Alan García, con la firma de un acuerdo que permitirá al país altiplánico tener acceso al océano Pacífico para sus vitales exportaciones, un acercamiento calificado de histórico.

El socialista Morales y el liberal García sellaron el pacto en el puerto de Ilo, en el sur del país, que amplía un convenio suscripto en 1992 y por el cual Perú cedió a la mediterránea Bolivia una zona franca para un proyecto llamado "Boliviamar".

"Este encuentro es para relanzar una nueva amistad, una nueva estrategia de integración de Bolivia con Perú", dijo Morales en un discurso tras la firma del acuerdo, en un estrado levantado con el mar como telón de fondo.

Se trata del primer acuerdo relativamente importante entre Morales y García, bajo cuyos gobiernos el comercio entre los dos países vecinos se ha mantenido en niveles bajos.

Con el convenio de 1992, Perú cedió a Bolivia una franja costera en una playa ubicada a 17 kilómetros de Ilo, entre los departamentos sureños de Moquegua y Tacna, este último fronterizo con Chile. El mismo tiene una vigencia de 99 años renovables.

Además, Perú concedió una extensión territorial de 163,5 hectáreas dentro de la Zona Franca Industrial de Ilo, por un plazo de 50 años renovables.

Ahora, el pacto se amplió con mayores facilidades portuarias y de libre tránsito en la zona concedida a Bolivia, donde se podrán instalar industrias bolivianas para permitir la exportación de sus productos, como minerales.

Asimismo, el acuerdo renueva por 99 años una zona franca turística en Ilo, en la que se podrá construir un muelle deportivo y de pesca. Y se amplía el área concedida en 1992 de 2 kilómetros cuadrados a 3,6 kilómetros cuadrados, la que se denominará "Marbolivia", según el pacto suscripto.

"Este protocolo complementario nos abre la puerta intercontinental, el mar es para el comercio mundial, el mar es para que los productos de nuestros pueblos puedan circular y tener acceso a estos puertos", afirmó Morales.

Mar para Bolivia. La cita presidencial fue facilitada, según el gobierno de La Paz, por la reciente entrega por parte de Lima de dos ex funcionarios derechistas bolivianos que se habían refugiado en Perú para evadir juicios por corrupción.

Morales y García han chocado varias veces en los pasados cuatro años por cuestiones de política internacional y por el asilo que Lima otorgó a varios ex ministros bolivianos acusados de corrupción y otros delitos.

El pacto entre Perú y Bolivia se produce en momentos en que ambos países mantienen diferencias sobre la frontera marítima y acceso al mar, respectivamente, con su vecino Chile.

Bolivia ha concentrado sus esfuerzos en lograr una salida soberana al mar por el puerto norteño chileno de Arica, algo que Santiago ha rechazado varias veces.

Perú, Bolivia y Chile se enfrentaron en el siglo XIX en la llamada Guerra del Pacífico, en la cual Perú perdió la región de Arica y Bolivia su salida al mar.

Un tratado entre Lima y Santiago establece que cualquier cesión de soberanía por parte de Chile a Bolivia por territorio que fue peruano debe ser consultada a Perú.

"El retorno al mar es irrenunciable para los bolivianos y bolivianas. Este trabajo continuará, esperamos, que con la comprensión de todos, un día Bolivia recupere una salida al mar con soberanía", afirmó Morales.

El presidente peruano García, tras resaltar la firma del acuerdo ampliatorio de acceso de Bolivia al mar del océano Pacífico para sus exportaciones, saludó la nueva relación con Morales y apoyó la pretensión boliviana de salida al mar.

"Creo amigo y hermano Presidente que esto es mucho más que las palabras, o los puntos de vista literarios que a veces nos han separado, estos son hechos históricos en favor de los pueblos", dijo el mandatario durante su discurso.

"Nos interesa fortalecer a nuestro pueblo sudamericano y decir, como lo dije en 1990, el Perú jamás será un obstáculo en el diálogo bilateral que debe conducir a que Bolivia recupere su salida soberana al mar", refirió García.