Lima, Andina. Los gobiernos de Perú y Chile iniciaron coordinaciones por el desplazamiento de minas antipersonales en la zona de frontera, que fueron arrastradas debido al desborde del río Lluta, en la denominada quebrada de Escritos.

El ministerio de Relaciones Exteriores del Perú informó que ambos gobiernos vienen manteniendo permanente contacto para abordar con la urgencia del caso y en un espíritu de colaboración los riesgos que esta circunstancia puede generar para la población.

En ese contexto, el gobierno de Chile comunicó que, como medida preventiva, dispuso la interrupción del tránsito por la carretera Panamericana que une las ciudades de Arica y Tacna.

Asimismo, convino con el gobierno del Perú la suspensión temporal del servicio del ferrocarril entre ambas ciudades.

Los ministros de Defensa de ambos países también se comunicaron telefónicamente y acordaron poner en marcha una acción coordinada de cooperación y asistencia internacional en el marco de la Convención de Ottawa sobre minas antipersonal, que permita prevenir y controlar los efectos generados por esta situación.

Por ello, el gobierno del Perú dispuso el envío a la zona de frontera de un equipo de trabajo especializado para participar en dichas tareas.

La Cancillería de la República se mantiene en permanente coordinación con el Consulado General del Perú en Arica y la Oficina Desconcentrada en Tacna con miras al pronto restablecimiento del tránsito entre ambos países.