Lima. Perú y Chile tienen la gran oportunidad de profundizar su relación bilateral y desarrollar juntos una agenda de desarrollo común y de muto beneficio, durante la gestión de la flamante mandataria chilena, Michelle Bachelet, opinó el analista internacional, Óscar Vidarte.

Al comentar la reciente toma de mando de Bachelet y la reunión con su homólogo peruano Ollanta Humala, destacó que existe una agenda muy rica por desarrollar entre ambos gobiernos, no solo en el aspecto económico, sino también en lo social, cultural, político e incluso en lo militar.

“Esta agenda es muy rica y se vino construyendo en el último año y ahora debe despegar (…) La relación inteligente que tuvo Bachelet con el Perú (en su primer mandato) hizo impedir que lo económico se contaminara con otros problemas”, refirió en diálogo con la Agencia Andina.

De igual forma, consideró que el reciente encuentro presidencial en Chile puso de manifiesto la voluntad política de ambos gobernantes de continuar en armonía y concordia la ejecución del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que delimitó la frontera marítima bilateral.

“Que Bachelet haya recibido al presidente Humala y que se haya reafirmado el cumplimiento del fallo de La Haya son temas simbólicos, pero a la vez importantes, porque había dudas respecto a cómo sería el gobierno de Bachelet en relación con nuestro país”, expresó.

Resaltó que, pese a que la mandataria chilena consideró, en su momento, como un “gesto inamistoso” la demanda peruana ante La Haya, eso no le resta cualidades democráticas y de tolerancia y diálogo para mantener una buena relación con el Perú en el escenario post Haya.

A su entender, existen condiciones propicias para pensar en la continuación de una política de relaciones estrechas que beneficie a Perú y a Chile, países a los cuales –dijo- les conviene tenerse como socios comerciales, económicos y muy activos en materia de inversiones.

Incluso, la implementación del veredicto de La Haya, agregó Vidarte, debería marcar “un nuevo inicio y una nueva pauta” en la relación peruano-chilena, de cara al futuro.

Reto

Sin embargo, el internacionalista opinó que el gran reto de la relación bilateral Perú-Chile en la gestión de Bachelet será resolver las posiciones encontradas en torno al denominado "triángulo terrestre", en la frontera Tacna-Arica, que ambos países consideran como parte de su territorio.

“Perú ha hecho todo lo posible para que ese sea un tema secundario frente a la implementación del fallo de La Haya, lo cual creo que es lo más correcto; pero en algún momento el tema va a salir y vamos a tener que sentarnos a conversar al respecto”, aseveró.

En su opinión, también se debe evitar que un tema relacionado a un área terrestre de poco más de tres hectáreas afecte lo que ambas naciones han construido hasta el momento y aquello que pueden construir juntas, tras haber superado el diferendo marítimo en La Haya.