Madrid. La Unión Europea (UE), Colombia y Perú ratificaron el tratado comercial multipartito cuya negociación concluyeron recientemente, en una ceremonia celebrada en paralelo a la cumbre bilateral entre el bloque europeo y la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Los cancilleres de Colombia, Jaime Bermúdez, y de Perú, José Antonio García Belaúnde, así como el comisario europeo de Comercio, el belga Karel De Gucht, estamparon su firma en el documento.

Presenciaron la rúbrica del tratado los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe; de Perú, Alan García; de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al frente de la presidencia de la UE este semestre.

El acuerdo ofrece nuevas perspectivas de acceso a mercados para operadores económicos de ambas partes, según la Comisión Europea.

Además, el pacto "tiene en cuenta" los diferentes niveles de desarrollo entre los países implicados, y prevé un capítulo de cooperación encaminado a promover la competitividad y la innovación, así como a facilitar la transferencia de tecnología.

Recoge también el compromiso de todas las partes con los derechos humanos y el desarrollo económico sostenible "basado en la protección y promoción de los derechos laborales y medioambientales".

El texto deberá ahora completar su fase de comprobación jurídica y traducción -que, previsiblemente, todavía durará unos meses- y, a continuación, ser aprobado por el Parlamento Europeo y los congresos de Colombia y Perú para que pueda entrar en vigor.

Durante la tramitación del acuerdo, diferentes ONG y sectores de la sociedad civil manifestaron su disconformidad con el tratado al considerar que Colombia principalmente no cumple con los estándares de respeto a los derechos humanos.

Los equipos negociadores de la UE y de Colombia y Perú lograron cerrar los últimos detalles del tratado el pasado febrero.

La UE empezó a negociar un acuerdo de asociación con el conjunto de la Comunidad Andina de Naciones (Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador), pero discrepancias internas en este grupo regional provocaron la ruptura de las conversaciones a finales de 2008.

A partir de ese momento, la UE comenzó la negociación de un tratado comercial multipartito con los países que estaban disponibles, y se comprometió a reforzar el diálogo político y la cooperación con todo el bloque andino.