Lima. Los gobiernos de Perú y de Estados Unidos ratificaron esta noche su voluntad política de fortalecer las relaciones bilaterales en todos los ámbitos y trabajar juntos para afrontar exitosamente los desafíos comunes.

Esa voluntad política fue expresada en la reunión que el presidente Ollanta Humala sostuvo la noche de este lunes con la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, en Palacio de Gobierno, según informó el propio primer mandatario peruano.

“(…) Hemos ratificado nuestra voluntad política de fortalecer las relaciones bilaterales en todos los ámbitos en que necesitamos desarrollar políticas de Estado”, dijo en una declaración conjunta con la alta dignataria estadounidense tras culminar la reunión.

El jefe del Estado peruano destacó la importancia de la reunión y subrayó que en ella se analizaron los mecanismos para mejorar la cooperación bilateral en diferentes ámbitos, como en el de la defensa y la seguridad.

“También hemos abordado el tema de la preservación del medio ambiente, particularmente de la zona de amazonía que hoy es una de las maravillas del mundo”, dijo.

Asimismo, resaltó que coincidieron en la importancia de la salud y la educación como mecanismo para luchar contra la desigualdad y generar capacidades a favor de los más pobres.

Por su parte, Clinton destacó la bienvenida recibida de parte del gobierno peruano y ratificó la voluntad de la administración del presidente Barack Obama de seguir trabajando junto al Perú en la solución de desafíos comunes, como la seguridad y lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

Destacó también la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social y subrayó que su gobierno desea seguir trabajando estrechamente con el Perú para garantizar que los niños y jóvenes, especialmente los más pobres, alcancen todo su potencial.

Perú y Estados Unidos son considerados socios estratégicos en el ámbito político, económico y comercial, aspecto que se potenció a un nivel inédito con la suscripción del Acuerdo de Promoción Comercial (APC), que entró en vigencia en enero de año 2009.

Según la Cancillería, indicadores de la estrecha relación entre ambos países son, entre otros, la condición de Estados Unidos de ser el mayor cooperante en asistencia no reembolsable, el principal país cooperante contra el narcotráfico, el principal socio económico y comercial, la tercera fuente en inversiones directas, el primer emisor de turistas, el principal destino migratorio de los peruanos y un importante repositorio del patrimonio cultural.