Lima. La sociedad peruana desea que "se expulse del país" a la estadounidense Lori Berenson, quien salió en libertad condicional la semana pasada al cumplir 15 de 20 años de prisión por colaborar con la guerrilla izquierdista, dijo el canciller peruano, José García Belaunde.

La excarcelación de Berenson generó rechazo desde diferentes partidos políticos, prensa local y hasta ciudadanos comunes en el país andino, que aún no borra de su memoria dos décadas de violenta guerra interna con la guerrilla.

"Lo que siento es que se está perdiendo de vista qué es lo que quiere la sociedad peruana y mi impresión es que quiere que esa señora sea expulsada del país", dijo García Belaunde en una conversación telefónica con la radioemisora local RPP.

El canciller habló desde Washington, donde acompaña al presidente Alan García en su visita oficial a Estados Unidos.

García Belaunde dijo que el presidente peruano no tiene en agenda el caso Berenson en su reunión con el mandatario estadounidense, Barack Obama, al final de la tarde.

El gobierno peruano ha planteado la culminación anticipada de los cinco años de libertad vigilada que tiene que cumplir Berenson en Perú, para permitir su expulsión del país y quitarse de encima un problema político, según analistas.

La conmutación de su condena será resuelta por el mismo presidente García cuando regrese a Lima, según el Gobierno.

"Es una gracia del Presidente y el presidente (García) tendrá que evaluar", afirmó el canciller peruano.

Berenson, de 40 años, fue liberada al cumplir tres cuartos de condena de 20 años por colaborar con el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), grupo rebelde que nació inspirado en el legendario guerrillero Ernesto "Che" Guevara.

El MRTA y el maoísta Sendero Luminoso -el otro grupo rebelde en Perú- jaquearon al Estado peruano en las décadas de 1980 y 1990, cuando la guerra interna dejó 69.000 muertos y desaparecidos, según datos oficiales.