Unas 30 mil personas, entre peruanos y chilenos, pidieron por la unión de sus pueblos durante la misa que se realizó en Santiago de Chile previa a la salida procesional del Señor de los Milagros.

La misa fue concelebrada el domingo al mediodía por el obispo de Tacna, Marco Antonio Cortez, y el obispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, en la Catedral de Santiago, informó José Soto, presidente de la Hermandad del Señor de los Milagros, quien viajó desde Lima para asistir a la procesión.

En diálogo con la agencia Andina, Soto Parra refirió que los religiosos oraron para que se incremente la fe, pero también por la unión de los pueblos peruano y chileno, así como con los bolivianos, que estaban presentes en un número significativo.

“Ha acompañado la procesión un montón de gente, quizá unas 30 mil personas entre peruanos, bolivianos y chilenos. Hay una Hermandad del Señor de los Milagros en Santiago y hay gente que ha venido de Valparaíso y Quilicura”, expresó.

Después del acto religioso, las andas del Cristo Moreno se alzaron en hombros de hermanos cargadores chilenos con rumbo a la Iglesia Italiana de los Inmigrantes, donde permanecerá el resto del año. La imagen se detenía por momentos para intercambiar con cargadores bolivianos y peruanos.

Según Soto, en Santiago de Chile se ha duplicado en los últimos años el número de fieles del Señor de los Milagros, lo que respondería, dijo, a que está siendo más publicitada en esa ciudad.