El ministro de Trabajo, Daniel Maurate, llamó a la reflexión a las bancadas parlamentarias que pretenden censurar al titular de Justicia, Gustavo Adrianzén, a fin de evitar generar un clima de inestabilidad política que pueda ahuyentar las inversiones en el país.

Si bien indicó que es potestad del Parlamento ejercer los mecanismos de control político, explicó que la censura a un ministro de Estado y los consecuentes cambios en el Gabinete afectan la estabilidad política, tan necesaria en un país para captar la inversión que le permita seguir creciendo.

“Cuando se ve esa inestabilidad en un país, eso ahuyenta la inversión. Guardamos la esperanza de que el Congreso haga una reflexión profunda. Tiene que analizar bien el tema, y si el ministro de Justicia ha actuado en cumplimiento de sus funciones no tendría por qué ser censurado”, dijo.

En ese sentido, el titular de Trabajo y Promoción del Empleo expresó su confianza en que no prosperará la censura promovida por legisladores de oposición, quienes consideran que Adrianzén Olaya es responsable de una supuesta mordaza contra los procuradores públicos.

Tras manifestar su respaldo al ministro de Justicia, Maurate resaltó que en el Gabinete existe unidad, cohesión y trabajo en equipo, pese a los intentos de censura y a las numerosas interpelaciones a las que se ha sometido a diversos ministros de Estado a lo largo del Gobierno.

“Cada institución debe responsabilizarse de sus actos y empoderarse en la comunidad. Tenemos una alta responsabilidad con el Perú y hemos de actuar en coherencia con lo que requiere el país. Lo que se necesita es estabilidad”, dijo a la Agencia Andina.

El funcionario añadió que el Perú tiene excelentes ministros que trabajan mañana, tarde y noche, e incluso en la madrugada, para sacarlo adelante.

Congresistas de oposición presentaron en la víspera una moción de censura contra Adrianzén, luego de que este fuera interpelado el último martes sobre la presunta mordaza que se le atribuye en contra de la procuradora de Lavado de Activos, Julia Príncipe.

Los parlamentarios promotores de la censura calificaron de insatisfactorias las respuestas del ministro de Justicia respecto al marco normativo que se aplica cuando un procurador público brinda declaraciones a los medios de prensa.