Santiago. Andina. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aseguró que defiende con todas sus fuerzas la posición de su país ante la corte internacional de justicia de La Haya, pero que “no judicializará” la relación con el Perú para avanzar en materia de integración económica, energética y fronteriza.

“Lo que ha hecho nuestro gobierno es defender con todas nuestras energías, fuerzas y recursos la posición chilena ante La Haya, al mismo tiempo, no judicializar la relación con Perú para seguir avanzando en temas de interés mutuo, como la integración económica, energética, temas fronterizos y muchos otros más”, comentó.

En ese sentido, subrayó que buscará “las mejores relaciones” con el Perú, sin importar quién sea electo presidente del Perú el próximo 5 de junio, en la segunda vuelta electoral.

“Vamos a buscar las mejores relaciones con Perú, quien quiera sea el presidente democráticamente elegido por el pueblo peruano”, afirmó Piñera, en una entrevista que publica este domingo el diario La Tercera.

Asimismo, reiteró que las buenas relaciones políticas y comerciales con Perú, mientras dure el litigio marítimo, no tienen por qué cambiar.

Según Piñera, la decisión del Perú de aceptar la carta náutica de Ecuador, que establece los límites marítimos entre ambos países, coincide con la postura defendida por Chile ante la demanda marítima en el tribunal de La Haya.

"Perú aceptó la carta náutica que establece el paralelo tal como Chile lo ha sostenido siempre", resaltó.

El mandatario chileno insistió en que el reconocimiento por parte del Perú de la carta náutica de Ecuador, que está basada en los convenios de 1952 y 1954, supone la aceptación del carácter limítrofe de esos convenios.

El gobierno chileno defiende esta interpretación debido a que, en la demanda que Perú presentó ante La Haya, considera que los convenios de los años cincuenta, firmados por los tres países, son solo convenios pesqueros.

Perú, además, suscribió este lunes pasado un acuerdo para fijar sus límites marítimos con Ecuador, hecho que Lima considera favorece su posición en el diferendo marítimo, pues confirma que los convenios de 1952 y 1954 no son tratados de límites.

Piñera resaltó que Chile y Ecuador han sostenido durante 60 años que dichos convenios “tienen carácter limítrofe”, y aseguró que esa posición "fue compartida por Perú durante 50 años, pero hace poco giró y empezó a desconocer la naturaleza de tratado de límites".

"El presidente (ecuatoriano, Rafael) Correa me ratificó que la posición de Ecuador no ha variado en nada", afirmó.

"Es Perú el que va a tener que cambiar muchas cosas: su interpretación de la teoría de las islas, su interpretación de la línea equidistante y no del paralelo, su interpretación de la línea de bases y sus propias líneas de bases que aprobó por legislación interna para hacerlas coincidir con las que aceptó Ecuador", agregó.