Santiago. La decisión del gobierno argentino de otorgar asilo a un ex guerrillero chileno, acusado de asesinar a un senador, no contribuye a una buena relación entre ambas naciones vecinas, aseguró este viernes el presidente de Chile Sebastián Piñera.

Argentina acordó en la víspera que el ex combatiente Galvarino Apablaza, acusado de asesinar en 1991 al senador Jaime Guzmán y del secuestro del hijo del dueño de un diario chileno, podía asilarse en el país, en una decisión que fue repudiada por la mayor parte del espectro político chileno.

"No comparto la decisión del gobierno argentino", dijo Piñera a periodistas.

La presidenta Cristina Fernández decidió dar el asilo político a Apablaza tras la recomendación de la estatal Comisión Nacional para los Refugiados (Conare).

"Sin duda que esta decisión de la Conare no ayuda en nada a las relaciones entre Chile y Argentina", dijo Piñera.

"Galvarino Apablaza cometió un crimen en Chile, está siendo procesado en nuestro país por la justicia chilena y desgraciadamente ese proceso se ve interrumpido por una decisión de la Conare", agregó.

El senador asesinado, cercano colaborador del ex dictador chileno Augusto Pinochet, fue uno de los máximos líderes del partido derechista y conservador UDI.