Santiago. Luego que el gobierno de Evo Morales expresara que espera una propuesta marítima de Santiago, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, respondió que no presentarán ninguna propuesta y, por el contrario, convocó a trabajar de forma conjunta en una fórmula que no implique soberanía.

Sustentó su posición en el hecho de que la exigencia de una propuesta "sólo abre la puerta para que sea rechazada con escándalo, porque las expectativas de Bolivia son de un tamaño y las posibilidades chilenas son de otro", reportó EFE desde Santiago.

La posición surge luego que el canciller boliviano, David Choquehuanca expresara este jueves que aguardan que se presenten soluciones a la demanda marítima.

“No podemos esperar mucho tiempo, no podemos esperar otros 132 años, queremos soluciones definitivas y prontas”, sostuvo a su retorno de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Piñera afirmó este sábado que se hizo saber a La Paz que “la idea no es que Chile mande una oferta territorial”, sino que se pueda trabajar en la construcción conjunta de “un acuerdo que sea útil, concreto y factible para ambos países".

La condición, insistió, es el respeto al Tratado de 1904 y que no se incluya el aspecto de soberanía.

En la última reunión del organismo hemisférico, celebrado en San Salvador entre el lunes y martes, Bolivia hizo conocer el incumplimiento del Tratado de 1904, la falta de respuestas a la reivindicación nacional y demandó iniciar una negociación formal “sobre una propuesta escrita".

El canciller chileno, Alfredo Moreno, en ese mismo foro respondió que la soberanía no está en discusión y planteó la cesión de terrenos y mejorar la cualidad marítima boliviana.

Respecto a la idea de canje territorial, el presidente chileno indicó que la historia de su país con Bolivia "ha estado llena de expectativas que no prosperan".

Esas situaciones "se traducen en grandes frustraciones y quiebres, como el que ocurrió con las relaciones diplomáticas después de Charaña", añadió, en alusión a lo ocurrido en 1975 en esa localidad, donde los dictadores Hugo Banzer y Augusto Pinochet tuvieron un encuentro.

La administración de Morales anunció el 23 de marzo la decisión de resolver el diferendo bilateral en tribunales internacionales, sin dejar de lado el diálogo.

Este lunes, Morales, destacó que Moreno, en la OEA, reconoció la existencia de un diferendo.

Ambos países iniciaron el 2006 un proceso de diálogo sobre la base de una agenda de 13 puntos, donde se inscribió la demanda boliviana.

Santiago suspendió unilateralmente la segunda reunión del 2010, por lo que ambas naciones decidieron formar una comisión de alto nivel, que tampoco alcanzó resultados positivos.

Piñera insistió en que apuestan al diálogo bilateral. “Estamos dispuestos a avanzar con más fuerza y creatividad para facilitar la vinculación de Bolivia con el resto del mundo a través del territorio chileno”, afirmó.

Choquehuanca denunció ante la OEA que el libre tránsito, garantizado en el Tratado de Paz de 1904, no se cumple, entre otros aspectos porque fueron privatizados los puertos de Arica y Antofagasta, además de la inhabilitación de la vía férrea Arica-La Paz.