Con información detallada de su situación patrimonial al día de la asunción de su mandato, el pasado 11 de marzo, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, hizo público sus bienes personales que constan de 2 bienes inmuebles,  3 vehículos y títulos transables por aproximadamente US$10 millones, entre inversiones locales y en el extranjero.

 La declaración patrimonial y de intereses también incluyó su participación indirecta en cerca de una treintena de sociedades, distribuidas en sectores como el inmobiliario, agrícola y de comunicaciones, entre otros. Estas participaciones, cabe mencionar, se ejecutan a través de Bancard Inversiones, Inversiones Bancorp e Inversiones Santa Cecilia.

 A través de Bancard Inversiones,  en que Piñera declara tener el 66% de participación,  controla indirectamente 18 sociedades. En Bancorp, a su vez, se establece una propiedad de 9,7% del actual mandatario, con presencia en 5 sociedades. Con Inversiones Santa Cecilia, finalmente, establece su restante participación en el conjunto de sociedades, las que en la actualidad, en su mayoría, cuentan con mandato de administración de patrimonio.

 Entre los detalles que se puede establecer en la declaración de su situación patrimonial personal, figura la propiedad de una casa de descanso en el sur de Chile, un departamento en un acomodado sector de Santiago, tres vehículos ( dos BMW y un Chrysler modelo 1996) e inversiones en títulos transables por más de $5.000 millones de pesos (alrededor de US$10 millones), las que se concentran mayoritariamente en el mercado interno.

Sin embargo, como curiosidad, Piñera no declara como bienes personales la residencia en la que actualmente vive ni el auto en que se transporta regularmente a sus actividades, ya que el mandatario no suele ocupar la flota de autos presidenciales. Se especula que dichos bienes, entre otros, estarían a nombre de familiares o vinculadas a sociedades relacionadas, según El Mercurio.