Madrid. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este martes que la próxima cumbre entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe tendrá lugar en Chile, señalando que espera que sea la primera que aporte soluciones del siglo XXI, tras mostrarse poco satisfechos con los resultados de la cumbre celebrada en Madrid.

"Estamos enfrentando viejos problemas con viejas soluciones, y yo creo que los problemas hay que enfrentarlos con soluciones distintas", dijo Piñera en una rueda de prensa en Madrid al final de la VI Cumbre UE-ALC. "Los problemas van más rápidos que las soluciones en el contexto mundial".

"Yo quiero plantear que la próxima cumbre entre la Comunidad Europea y América Latina y el Caribe, que se va a celebrar en Chile, espero que sea la primera del siglo XXI (...), y que nos hagamos cargo de los problemas con la misma velocidad con la que esos problemas se están generando, ese es un gran desafío para esa cumbre", agregó.

Piñera destacó que ambos continentes representan 50% del G-20 y 25% de Naciones Unidas, por lo que pueden ejercer un liderazgo a nivel mundial.

Además señaló que la comunidad internacional tiene tres desafíos: lograr un crecimiento inteligente, propio del siglo XXI; sustentable, compatible con una naturaleza sana; e inclusivo, que derrote la pobreza "y nos incorpore a todos".

"No estamos logrando los resultados que podemos lograr", dijo el conservador Piñera, que llegó al poder en marzo.

Por ello apoyó ideas como la planteada por el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y pidió una "reingeniería" de instituciones como el Banco Mundial, la ONU o el Fondo Monetario Internacional, "creados para un mundo tan distinto al que conocemos hoy".

Visita a Francia. Piñera mostró una gran sintonía con Sarkozy, cuyo país preside próximamente el G-20 y el G-8, mientras que Chile va a encabezar el Grupo Río y el grupo Latinoamericano y el Caribe en su relación con Europa.

"(Espero que) el liderazgo del presidente Nicolas Sarkozy y el que nosotros podamos aportar logre que estas cumbres y que la relación entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe sea mucho más fecunda, mucho más productiva", dijo. "Hemos avanzado, pero tenemos que avanzar mucho más".

Sarkozy le invitó a visitar Francia en octubre, y a su vez Piñera le extendió una invitación para acudir a Chile en 2011.

En su próxima visita a Europa, el presidente chileno dijo que además de Francia espera poder visitar también España, Alemania e Inglaterra, puesto que dijo que para su país es muy importante "fortalecer los lazos con la Comunidad Europea y acelerar el proceso de integración".