Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este domingo cinco grandes acuerdos transversales para el país en su primer discurso como mandatario chileno.

Desde un balcón del palacio de La Moneda, la casa Presidencial, el jefe de Estado, que inició sus funciones este 11 de marzo, le habló al país por segunda vez como líder del Ejecutivo.  

"Hoy llegamos a esta casa de todos los chilenos, con el firme y urgente compromiso de hacer justicia y mejorar la dignidad y calidad de vida de todos nuestros niños, y muy especialmente de aquellos que en sus cortas vidas solo han conocido el abandono y la soledad" , aseveró.

Piñera anunció que impulsará cinco grandes acuerdos nacionales: Un Acuerdo Nacional por la Infancia; un Acuerdo Nacional por la Seguridad Ciudadana; un Acuerdo Nacional por la paz en La Araucanía; y un Gran Acuerdo Nacional para alcanzar el desarrollo y derrotar la pobreza, durante los próximos ocho años, señaló.

"Hoy los chilenos, con esa misma unidad, fe y esperanza, debemos emprender una nueva transición: la transición hacia un Chile desarrollado, sin pobreza y con oportunidades para todos" , dijo.

El mandatario aseguró que recuperará el crecimiento económico, que durante el gobierno de su antecesora Michelle Bachelet se estancó como consecuencia del alto gasto fiscal y la desaceleración que afecto al país sudamericano, influenciado en parte por el bajo precio del cobre, el principal producto del país.

"Para poder avanzar en todos estos objetivos es fundamental revertir el estancamiento económico de los últimos años, recuperar los equilibrios fiscales y rejuvenecer el liderazgo, dinamismo y la capacidad de crecer, crear buenos empleos, mejorar los salarios, invertir e innovar en ciencia y tecnología" , señaló el jefe de Estado.

 

Piñera recalcó que las prioridades de su gobierno serán las prioridades de la sociedad chilena, y por esto tendrán todo el compromiso, voluntad y esfuerzo para retroceder la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo, y hacer avanzar la seguridad de las familias, la integridad de los jóvenes y la paz en las regiones chilenas.

El presidente hizo alusión al conflicto que se disputa en la región de la Araucanía, en el sur del país, entre terratenientes y el pueblo originario Mapuche, una disputa que ha provocado que la zona sea la más conflictiva de la nación austral.

Sobre el desarrollo de las reformas que impulsó Michelle Bachelet, Piñera puntualizó que reemplazará la  "errónea lógica de la retroexcavadora"  y el enfrentamiento, por  "la sana cultura del diálogo" , los acuerdos y la colaboración entre los chilenos.

"El gobierno que hoy inauguramos será un gobierno que buscará siempre la unidad entre los chilenos" , prometió.

En su discurso, el líder de las derechas chilena remarcó que gobernará para la clase media, modernizará el Estado y descentralizará el país.

De igual forma remarcó que aumentará el acceso a la educación, y modernizará las policías y los sistemas de inteligencia.

"Llegó el momento de construir los tiempos mejores para todas las familias chilenas", dijo al final de su discurso, una frase que fue el lema de campaña que lo llevó a ser elegido por segunda vez presidente de Chile.