El diagnóstico es claro según el informe anual (2016) que mide el Índice de Aptitud en Inglés (EPI), realizado por la empresa de capacitación de idiomas Education First (EF): Chile se encuentra en el lugar número 42 de un total de 72 países, o sea, en el país sudamericano existe un nivel de manejo muy bajo del inglés como lengua extranjera.

A este pobre resultado hay que sumar la preocupante estadística que arrojó la última medición del Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (Simce): 75% de los estudiantes chilenos no domina el inglés.

Interesado en revertir esta materia y potenciado por las próximas elecciones presidenciales, el comando del ex presidente Sebastián Piñera ha anunciado reformas a la enseñanza del resistido idioma. Una de ellas es suprimir el doblaje en inglés de programas infantiles y juveniles de la televisión abierta.

“Dentro de las propuestas en educación de Sebastián Piñera está el fomento de las habilidades que permiten un desarrollo pleno en el Siglo XXI, y una de ellas es el inglés”, comenta Silvya Eyzaguirre, coordinadora del grupo de educación del presidenciable.

En el programa de gobierno de Piñera se incluye la construcción de una nueva línea para la enseñanza del inglés. Una serie de medidas centradas en la estimulación de la lectura y compresión de este idioma. Eyzaguirre agrega: "En este sentido, proponemos un Plan Nacional de Inglés, que contempla diversas medidas, desde comenzar con el estudio de esta lengua desde los primeros años de educación básica, poner a disposición de las escuelas, las familias y los estudiantes más materiales para el aprendizaje del inglés y eliminar el doblaje de programas infantiles y juveniles de la televisión abierta en determinados horarios o porcentaje".

-¿Consideran entonces los subtítulos para estos programas?

-No significa que no habrá subtítulos -aclara Eyzaguirre-. Por cierto que los habrá y en español, pero creemos importante que los niños y jóvenes tengan acceso al inglés en diferentes formatos desde muy temprano.

Pequeña conversación

En el otro lado de la vereda, se encuentra en funcionamiento la apuesta gubernamental Inglés Abre Puertas (PIAP), un programa dependiente del Ministerio de Educación (Mineduc) que desde el año 2004 está en la búsqueda de mejorar el aprendizaje de esta lengua, indispensable en una economía del conocimiento como la de hoy.

“La evolución del programa ha sido muy positiva. Cuando iniciamos los contenidos, junto a la U. de Cambridge, pudimos conocer que 1 de cada 20 alumnos egresaba del sistema escolar con el nivel de inglés prescrito en el currículo (nivel B1, según el Marco Común Europeo). Con datos del Simce 2014, podemos decir que la situación hoy es que 1 de cada 6 alumnos logra el nivel esperado. En este contexto, hemos avanzado significativamente. Sin embargo, todavía una parte importante de los estudiantes no logra niveles básicos del idioma exigidos por el currículo, y debemos seguir trabajando para mejorar las áreas donde hay mayores falencias”, comentan a AméricaEconomía desde ese programa.

Según las mediciones de Education First en términos reales, los chilenos solamente pueden mantener una pequeña conversación básica, redactar un e-mail y recorrer como turista una ciudad de habla inglesa, una desventaja en comparación con los ciudadanos de otros países en un mundo globalizado. Ese es el caso de Argentina, país vecino, que logró entender la importancia en esta materia y es también la razón por la que está en el puesto número 19 del ránking mundial en cuanto al Índice de Aptitud en Inglés. Bueno es recordar que en la década de los 80, existió una restructuración política que hubo en ese país que significó duplicar las horas de enseñanza de inglés en las escuelas y hoy, por supuesto, podemos ver los frutos.

Avances

Pero no todo está perdido. En Chile, según cifras del Mineduc , hoy existen más de 12.000 docentes de inglés que han participado en diversas iniciativas del PIAP; más de 25.000 estudiantes de educación media que han sido parte de los English Camps (campamentos de invierno y verano); 650.000 estudiantes de educación básica y media que han recibido apoyo en aula de parte de voluntarios angloparlantes, y más de 20.000 estudiantes han participado en torneos de debates en inglés, llamados public speaking y spelling bee. Y más de 12.000 estudiantes han realizado cursos de inglés en línea. Esto se debe no solo al trabajo del Ministerio, sino también al de los docentes de inglés y a las comunidades educativas.

Según el reciente reporte "English Language Learning in Latin America", del Inter-American Dialogue, con sede en Washington DC, sobre las políticas públicas para la enseñanza-aprendizaje del inglés en América Latina, de diez países de la región analizados, Chile es hoy el único país que cumple con todos los indicadores de progreso establecidos. Estos son: que el inglés es obligatorio por ley como rama de estudio; que existe un plan o estrategia nacional para su enseñanza; estándares y objetivos de aprendizaje; apoyo a los docentes incluyendo un currículo y programas de estudio; que existan visibles estándares de medición y metas de dominio de inglés por parte de los estudiantes; mediciones de nivel a los alumnos, y estándares de formación docente y metas de dominio del inglés por parte de los formadores.

Los idiomas tienen ciclos de poder. Así pasó con el uso masivo del latín en el mundo, más tarde con el francés y ahora definitivamente con el inglés. A inicios del siglo XX solo 5,4% de los países enseñaba inglés como primera lengua extranjera en educación básica y 18,2% lo hacía en enseñanza media, pero a finales del siglo pasado 68,1% de los países impartía inglés en básica, mientras que 78,5% lo hacía en educación media. Es decir, la necesidad de saber inglés se expandió en todo el mundo como una competencia necesaria que debe enseñarse en el sistema escolar. Ahora Piñera va por aquello...