Santiago. El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció que a comienzos de junio la totalidad de los afectados por el terremoto del pasado 27 de febrero se encontrará viviendo bajo techo, al fijarse nuevos plazos para la segunda etapa de reconstrucción del país.

El mandatario entregó este martes un balance sobre la catástrofe y el proceso de reconstrucción, asegurando que 486 personas perdieron la vida, sobre 79 existen demandas de presunta desgracia y que dos millones resultaron damnificadas.

Según indicó Piñera, la fase de “emergencia ciudadana” se encuentra finalizada, con excepción de la búsqueda de personas desaparecidas.

Respecto a lo que llamó “emergencia de invierno”, etapa donde se encuentran centrados los esfuerzos, el mandatario anunció que el 11 de junio la totalidad de los chilenos estará viviendo bajo techo.

Según Piñera, actualmente se han construido 23.986 viviendas de emergencia, que representan 60% de las 40 mil comprometidas.

Piñera también resaltó que el 100% de los niños y jóvenes se encuentra incorporado al sistema escolar.

En salud, dijo que las zonas afectadas cuentan con 14 hospitales de campaña y modulares instalados, 55 hospitales reparados con más de mil camas, inicio de obras de reparación en 12 postas rurales y en la red primaria.

En el ámbito de empleo, destacó que antes del 21 de junio se deberán crear 80 mil puestos de trabajo para reconstrucción en las zonas afectadas, lo que implica una inversión de 33,5 mil millones de pesos (US$63 millones)

Además, se destinarán otros US$1.600 millones para financiar subsidios para la reconstrucción de microempresarios y pequeñas y medianas empresas (pyme).

El gobernante chileno también infirmó que actualmente se ejecutan obras por 173 mil millones de pesos (US$326 millones), con el objetivo de repara la red vial y obras portuarias y aeroportuarias.

Reconstrucción. Según el balance, publicado en el portal del gobierno, En el programa de reconstrucción, que finalizará al término de su mandato, Piñera anunció un plan de US$7.100 millones.

En el ámbito de la vivienda y urbanismo, que considera la reparación y reconstrucción de casas y la implementación de planes de reconstrucción de las ciudades más devastadas, se destinarán US$2.300 millones.

En el ámbito educacional se destinarán US$1.500 millones, mientras que para reponer más de 200 establecimientos de salud públicas se invertirán US$2.100 millones.

Finalmente en materia de obras públicas, entre los que se considera la reparación de los sistemas de agua potable, caminos, puentes, puertos y aeropuertos, entre otros, se invertirán US$1.200 millones.