Santiago de Chile. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este lunes que el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que se conocerá dentro de una semana sobre el litigio marítimo con Perú, se aplicará "resguardando los legítimos derechos e intereses de Chile".

"Quiero enfatizar que en la ejecución e implementación de este fallo, este gobierno -y estoy seguro también el gobierno que vendrá- tomarán todas las precauciones y disposiciones necesarias para defender los legítimos derechos e intereses de nuestro país".

Las palabras de Piñera, en las que compromete también al futuro gobierno de Michelle Bachelet, se producen tras el Consejo de Seguridad Nacional, un órgano de asesoría a la presidencia que se reunió hoy por primera vez desde 2005 con motivo de la sentencia que la CIJ anunciará el próximo día 27.

"En el cumplimiento del fallo que conoceremos en una semana más, Chile buscará avanzar en su debida ejecución, la cual necesariamente tendrá que ser gradual y acordada con Perú", puntualizó.

"Como presidente, estime necesario y conveniente contar con la asesoría del Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), de acuerdo al mecanismo que está establecido en la Constitución", explicó el mandatario en una alocución pública en el Palacio de la Moneda.

El Cosena está encabezado por el presidente y lo integran los jefes de las Fuerzas Armadas y de Carabineros, los titulares del Senado y la Cámara de Diputados, el presidente de la Corte Suprema, el contralor general de la República y los ministros del Interior, Defensa, Relaciones Exteriores, Economía y Hacienda.

Tras conocer los hechos esenciales del litigio con Perú, los miembros del Consejo valoraron la conveniencia y oportunidad de citar a este órgano y expresaron su apoyo a la defensa jurídica planteada por Chile ante el máximo tribunal de las Naciones unidas, subrayó Piñera.

El presidente recordó que la estrategia ante la demanda peruana presentada en enero de 2008 fue iniciada por el anterior gobierno de Michelle Bachelet y continuada por el suyo.

En este sentido, Piñera destacó que ambos han hecho valer ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya "todos los argumentos de hecho y de derecho que sustentan y dan solidez a la causa chilena".

El mandatario aseguró que Chile "busca promover una relación constructiva, de diálogo y entendimiento con Perú" a fin de "seguir avanzando por caminos de integración y de colaboración" que redunden "en el mejor interés y beneficio de ambos pueblos".

Piñera subrayó que Chile tiene la "larga y valiosa tradición" de abordar los temas internacionales -y particularmente los temas limítrofes o de soberanía- como política de Estado "y con un espíritu de profunda unidad".

"Eso no solamente refleja el compromiso y el patriotismo de todos los sectores, sino que adicionalmente fortalece la defensa de la causa chilena", enfatizó.

Y tras recordar que la Corte Internacional de Justicia de La Haya fue creada en 1948 en virtud del Tratado de Bogotá, suscrito tanto por Chile como por Perú, Piñera recalcó que su país "siempre ha cumplido, pero también ha exigido que se cumplan", los fallos de éste tribunal.

En esta misma línea, el Cosena convocado hoy por Piñera, expresó "la necesidad de que Chile, conforme a su conducta permanente de respecto al derecho internacional, cumpla y exija el cumplimiento del fallo, así como su debida ejecución, resguardando los legítimos intereses del país".

Además, el Consejo llamó a mantener el clima de armonía y paz con Perú una vez que la Corte Internacional de La Haya se pronuncie la semana próxima sobre los límites marítimos bilaterales por una demanda peruana.

La demanda judicial peruana se remonta a enero de 2008, cuando Lima acudió a la Corte de La Haya para pedir la fijación de los límites marítimos entre ambos países con el argumento de que no estaban establecidos, algo que Chile objeta.

Los agentes peruanos solicitaron que la frontera se trace sobre una línea equidistante a ambas costas, lo que le daría a Perú más de 35.000 kilómetros cuadrados hasta ahora bajo soberanía chilena.

En tanto, Chile sostiene que el límite debe seguir la línea del paralelo, como establecen los tratados suscritos en 1952 y 1954 que Perú respetó durante más de medio siglo y a los que ahora califica de acuerdos pesqueros.