Montevideo. Los activistas de Gualeguaychú se manifestaron de acuerdo con el monitoreo que acordaron los gobierno de Argentina y Uruguay, sobre la pastera de UPM ubicada en la frontera de ambos países y cuya instalación tensionó las relaciones bilaterales y provocó una larga toma de la ruta protagonizado por contrarios al funcionamiento de la planta.

Este martes los piqueteros se reunieron con el canciller argentino Héctor Timerman en lo que parece abrir la última etapa de una negociación que llevará a los asambleístas a abandonar definitivamente el corte de ruta como modo de protesta contra la pastera.

Durante este encuentro, los piqueteros le pidieron al gobierno argentino que nombre un técnico que los represente en el monitoreo interno y externo de la planta y del río Uruguay.

En ese sentido, admitieron que entre los adherentes a su causa no existe nadie con capacidad como para realizar esa tarea.