El "MV Leopard" es operado por una compañía de transporte de carga de armas y materiales peligrosos llamada Ship Craft. El propietario registrado del buque de 1.780 toneladas de peso muerto es la firma danesa Lodestar Ship Holding Limited.

El barco fue encontrado sin su tripulación por las fuerzas navales combinadas después de recibir una llamada de auxilio de la tripulación.

El cargamento de armas estaba intacto. Se cree que la tripulación desactivó los motores del barco para impedir que el cargamento sensible fuera transportada a tierra en Somalia.

Sin embargo, los piratas aún están en poder de cinco barcos: el "MV Albedo"; el "NAHAN 3", un barco de pesca taiwanés con bandera de Omán; el barco "Chilsanbong Cheonnyeonhoch" con bandera de la RPDC, y dos veleros árabes.

Los piratas aún mantienen al menos a 165 rehenes, menos que los 212 que tenían cautivos en junio pasado. Sin embargo, siete miembros de la tripulación del barco de bandera panameña "MT Asphalt Venture" aún permanecen en tierra.

Los piratas somalíes están bien equipados con armas automáticas y granadas propulsadas por cohete y en algunas ocasiones utilizan esquifes lanzados desde los barcos en que llegan, los cuales pueden ser botes de pesca o embarcaciones secuestradas, para realizar ataques desde costas somalíes.

Debido a que los piratas somalíes tienen el objetivo principal de cobrar rescates, dependen mucho del apoyo en tierra para la infraestructura que les permita obtener alimentos, agua, combustible y el narcótico khat para los milicianos que custodian los barcos secuestrados a lo largo del proceso de negociación para el pago del rescate.

El Cuerno de Africa también ha sufrido considerablemente por el impacto de la piratería. Los crecientes costos comerciales se calculan en seis millones de dólares anuales para Somalia. No obstante, esta cifra no toma en cuenta que Somalia no puede desarrollar ni expandir su comercio marítimo ni su pesca mientras los piratas operen en sus aguas.