Lima. El Perú demuestra un “gran compromiso” para enfrentar el cambio climático, al organizar la cumbre mundial sobre este tema, COP20, y al asumir un rol clave en las negociaciones, destacó la representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el país, María Luisa Silva.

Refirió que el Perú hizo una apuesta comprometida, valiente y ambiciosa al ofrecerse como sede y anfitrión para la Vigésima Conferencia de las Partes (COP20), a la cual se espera que lleguen al país entre 10.000 y 15.000 visitantes y se estima tener a 6.000 personas por día dentro de la sede.

“El hecho de haberse ofrecido como anfitrión para la COP20 es una muestra de gran compromiso, como lo es haber abierto la discusión sobre la agenda interna contra el cambio climático y esperamos que eso sea continuado en los años venideros”, subrayó en entrevista con el diario El Peruano.

Asimismo indicó que el gran reto del Perú al asumir la presidencia de la COP20, es liderar las negociaciones a escala internacional, y el otro es la participación y la sensibilización.

“Se tiene que garantizar que esto no solo movilice a los negociadores, sino a las comunidades, sociedad civil, sector privado y pueblos indígenas”, agregó.

También consideró la organización misma de la COP20 como otro gran reto, al ser la primera vez que se realiza en el Perú y en un país de América Latina.

“Han trabajado muy intensamente el Ministerio del Ambiente, las instituciones del Estado y Naciones Unidas para lograr que el lugar estuviera listo y preparado para la COP. Las instalaciones son perfectas, están más que a la altura y pasan con notas altas para cubrir las necesidades de los negociadores”, dijo.

Recordó que el desafío del planeta es limitar que los gases de efecto invernadero crezcan por encima de los 2 grados, tal como lo señalan “los mejores científicos del mundo” que integran el Panel Intergubernamental de Cambio Climático.

“Tenemos que conseguir que a mediados de siglo las emisiones se reduzcan entre 40% y 70%, respecto de 2010, y que se eliminen totalmente de aquí a finales de siglo. Hay que efectuar un esfuerzo muy grande de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero”, precisó.

Para ello, dijo, es necesario saber “qué metas” se establecerán y cuál será el calendario de la reducción, lo que constituye el primer punto de la negociación, “cómo” medir el incremento, que es parte de la discusión a partir de la fecha hasta la COP21 en París, el 2015.

En ese sentido, consideró urgente lograr un acuerdo y Lima “es un punto fundamental” para ese acuerdo, que se tiene que definir en París en 2015.

“Esperamos que haya un borrador de acuerdo lo suficientemente ambicioso, que permita un compromiso vinculante y consensuado en París, para limitar el incremento de la temperatura. Hay que actuar con celeridad. Cuanto más tarde se tomen medidas, los costos van a ser más altos”, puntualizó.