Un leve repunte obtuvo la evaluación ciudadana en Chile sobre el proceso de reconstrucción a los daños que provocaron el terremoto y tsunami del 27 de febrero del 2010, de acuerdo con una encuesta dada a conocer este domingo.

Al acercarse la fecha en que se cumplen tres años del terremoto de 8,8 grados Richter que afectó a Chile que, junto al tsunami, dejó 525 muertos y más de 200.000 viviendas destruidas o seriamente dañadas, el balance de la reconstrucción no ha sido del todo positivo, aunque se aprecia una mejor evaluación sobre el rol de las autoridades.

El estudio efectuado por el diario nacional "El Mercurio" indica que el desempeño del gobierno en la tarea de reconstrucción fue bien evaluado (con nota máxima 6 a 7) por 34,3% de la población, mientras que 26,3% lo evaluó con nota media, y 37,9% lo hizo en forma negativa.

Por su parte, la labor del presidente Sebastián Piñera fue bien evaluada por el 37,9%, con nota máxima, mientras que 25,4% lo hizo con nota media y el 33,9% con mala calificación.

En la aprobación del presidente, en 2011 la evaluación positiva fue de 36,6% y en 2012, fue el peor evaluado con 32,2%.

La evaluación, sin embargo, ha sido negativa al medir el cumplimiento en la reconstrucción de viviendas, pues en este estudio, sólo 24,3% dio su visto bueno a la gestión, mientras que 34,3% le dio una nota media y 36,5% le dio bajas calificaciones.

Esta última mala apreciación, se debería a la demora de tres años en la edificación de nuevas viviendas a las familias y personas afectadas, en comparación con los avances en la infraestructura de carreteras, puentes y los edificios públicos.

De todos modos el ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez, aseguró que ya se ha alcanzado el 92% en la meta de construcción de las nuevas viviendas.

El estudio también indica que los chilenos se sienten mejor preparados para enfrentar un nuevo terremoto, en un país que se sufre de continuos sismos por estar ubicado a lo largo de la placa continental.

De acuerdo con el sondeo, 81% de los encuestados dijo estar preparado para una emergencia de esta envergadura.