Buenos Aires. La participación del canciller argentino, Héctor Timerman, en la marcha de repudio a los atentados terroristas de París el pasado domingo generó este lunes polémica en Argentina al conocerse que su asistencia fue a título personal y no en representación del país suramericano.

"El domingo fui a la marcha. Participé, con un grupo de amigos y familiares, junto al pueblo francés como muchas veces a lo largo de mi vida lo hice en Buenos Aires, en Israel, en Venezuela, en Chile, en Italia y otros países", dijo este martes Timerman a través de un comunicado.

"Preferí estar con el ciudadano común. Fue mi decisión. No me arrepiento", reveló el canciller.

El comunicado de la cartera de Exteriores argentina salió al paso de la supuesta negativa de la presidenta, Cristina Fernández, a autorizar la participación de Timerman en la manifestación como representante oficial de Argentina, tal y como publica el diario Clarín en su portada de este martes.

"Es falso que consulté con la presidenta sobre la participación en la marcha de París", dijo Timerman, quien afirmó que no habló con la presidenta durante el pasado fin de semana.

Tras su visita oficial a China, el ministro de Exteriores argentino hizo escala en París para pasar el fin de semana junto a su hija y firmó el libro de condolencias por los atentados que causaron la muerte de 17 personas la semana pasada.

Frente a la versión oficial, Clarín publicó que Timerman fue invitado por las autoridades francesas a participar en la marcha y al consultar a Buenos Aires recibió la orden de "que no formara parte de la marcha, a la que asistieron al menos 45 líderes y jefes de estado mundiales".

En unas declaraciones radiales, el diputado de la opositora Propuesta Republicana (Pro) Federico Pinedo pidió aclarar si la presidenta vetó la participación de Timerman y señaló que, de confirmarse, sería "muy triste".

La embajadora argentina en París, María del Carmen Squeff, encabezó la representación del país suramericano en la multitudinaria manifestación en apoyo a las víctimas de los atentados yihadistas.