Una nueva polémica surgió este lunes alrededor del proyecto que busca establecer un Estatuto Anticorrupción en el país.

El debate ahora está por cuenta del artículo que plantea rebajas de penas para aquellos que delaten a sus cómplices en actos de corrupción.

El representante de La U, Augusto Posada, quien más ha debatido la iniciativa, dijo que esas rebajas deben ser limitadas porque se podrían terminar beneficiando quienes suscitan los mismos actos de corrupción.

Hablando con nombre propio, Posada se refirió acerca del caso de los Nule y dijo que “no se puede que paguen uno o dos años de cárcel por todo el daño que han hecho a Bogotá”.

Aunque el proyecto promueve que los implicados en casos de corrupción reciban beneficios en sus penas por delatar, éstos deben ser especificados, según Posada.

De otro lado, está el sistema mediante el cual se establecerá un control al lobby en el Congreso. El representante consideró que se debe limitar y generar un registro único de ‘lobbystas’ -no de manera sectorizada-, para conocer del trámite de los proyectos y quienes en su totalidad desde otros sectores distintos a los legisladores, interviene en el trámite de las iniciativas.

Finalmente, aunque el proyecto fija parámetros claros para las donaciones y aportes a las campañas por parte del sector privado, algunos legisladores proponen que se cree también un registro de éstas para poder contrarrestar las posibles presiones al Congreso.

Para este lunes fue convocada a la presidencia de la Cámara la comisión que busca concertar el proyecto de Estatuto Anticorrupción.