Lima. El presidente peruano, Alan García, pidió el viernes más "prudencia" a las autoridades penitenciarias sobre las visitas que recibe el encarcelado ex mandatario Alberto Fujimori, tras la difusión de un informe que mostraba a decenas seguidores en el penal donde purga condena.

Fujimori, condenado a 25 años, está recluido en la base policial "Diroes" desde el 2007, cuando fue extraditado desde Chile acusado de avalar la matanza de 25 personas, durante una guerra entre las fuerzas de seguridad y rebeldes izquierdistas a inicios de su Gobierno en la década de 1990.

La revista local Caretas difundió imágenes donde se veía a decenas de seguidores de Fujimori saliendo de la Diroes en pequeños autobuses.

Según la publicación, entre los visitantes estarían dirigentes de organizaciones sociales, que tras un almuerzo "son adoctrinados" por el ex mandatario "con miras al trabajo proselitista del 2011 y la candidatura de su hija Keiko Fujimori".

"Está bien que las personas visiten a una persona detenida, pero que eso se convierta en manifestación o como dicen adoctrinamiento, sería un exceso y creo que hay que limitar eso para que no se caiga en exageraciones", afirmó García a periodistas.

"A mí me parece que habría que actuar con más prudencia por parte de los miembros del partido del señor Fujimori (...). Vamos a instruir a través del Ministerio de Justicia y la Diroes para que se tenga más prudencia", agregó el mandatario.

Keiko Fujimori, aspirante a candidata para la presidencia peruana y que se ubica en segundo puesto de las encuestas para las elecciones presidenciales del 2011, desmintió que en las visitas se esté "adoctrinando" a los partidarios.

"Las personas que van a visitar a Alberto Fujimori lo hacen de forma espontánea, lo hacen con mucho cariño, yo no puedo limitar el cariño de esas personas. Ellos entran en grupo máximo de 15 personas (...), todos son absolutamente revisados, y se hace de manera organizada", dijo Keiko a la radio RPP.

La condena "para un hombre de 72 años es prácticamente una cadena perpetua y ahora pretenden aislarlo", agregó.

El ex mandatario, quien tiene la salud resquebrajada, ha recibido también otras condenas menores por cargos de corrupción.

Hijo de inmigrantes japoneses, Fujimori fue destituido en 2000, luego de un escándalo de corrupción que estalló con la difusión de un video en el que su más cercano asesor aparecía sobornando a un legislador opositor.