Montevideo, Xinhua. El Senado de Uruguay debatirá este martes autorizar al presidente José Mujica para viajar al exterior con un día de atraso, solicitud que despertó críticas de la oposición porque no aclara el destino, aunque se cree que será Venezuela.

Según confirmó este lunes al diario local La República, la primera dama y senadora Lucía Topolansky, Mujica tiene previsto estar en Venezuela el 10 de enero, fecha en la que su colega venezolano Hugo Chávez debería jurar por un nuevo mandato.

"No sabemos dónde va, que es lo menos que tenemos que saber para votar", se quejó el senador del opositor Partido Colorado (PC), José Amorín, quien agregó que el mandatario "tiene que justificar sus salidas del país".

En la misma línea, el legislador del también opositor Partido Nacional (PN), Francisco Gallinal, adelantó que "en estas condiciones no lo vamos a votar".

Sin embargo, para el senador del PN, Sergio Abreu, "este tema ni merece ser analizado. Se le da el permiso y punto", en una declaración que parece asegurarle el quórum necesario al oficialista Frente Amplio (FA).

Para que el Senado suspenda el receso estival y analice la solicitud del Jefe de Estado para ausentarse del país por más de 48 horas se requiere la presencia de 16 senadores en 30.

Aunque el FA cuenta con 16 senadores surgieron dudas formales ya que el 31 de diciembre falleció una senadora y no estaba definido si su suplente debía tomar juramento o asumía automáticamente.

Mujica ha manifestado su interés en visitar a Chávez en Cuba, donde está internado tras su cuarta operación por un cáncer detectado en 2011.

Después de la última intervención a la que Chávez fue sometido, Mujica le envió una carta donde se dice "preocupado" y "pensando más de una vez cómo estar contigo, y con Venezuela, apoyándote como sea para salir de este trance".