Montevideo. La decisión de un juez uruguayo de levantar el secreto profesional de un periodista en un juicio por violación de los derechos humanos durante la dictadura en Uruguay conocido como "caso Gelman" generó este miércoles una polémica en el país, con ramificaciones internacionales.

Que un juez penal uruguayo "acepte el pedido de la defensa" y levante el secreto profesional "es grave", dijo hoy a Efe el periodista Roger Rodríguez.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) "ya fue informada de lo ocurrido", agregó.

Además, la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) "está estudiando el caso" y "es probable que se pida una entrevista a las autoridades de la Suprema Corte de Justicia para denunciar lo ocurrido", señalaron fuentes de la gremial a Efe.

El juez Pedro Zalazar que investiga la desaparición en 1976 de María Claudia García de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, fallecido el pasado enero en México, interrogó en la víspera a Rodríguez, que se ha especializado en la investigación de casos de detenidos-desaparecidos durante la dictadura (1973-1985).

Entre los implicados en el caso figuran los militares retirados José Nino Gavazzo, Ricardo Arab, Jorge Silveira y el expolicía Ricardo Medina, los cuatro presos por varios delitos de violaciones de los derechos humanos durante la dictadura.

Rodríguez aportó información de sus investigaciones y en determinado momento de la declaración el juez levantó el secreto profesional del periodista y, a pedido de la defensa de los militares retirados, le pidió que revelara la fuente de su información.

El periodista se limitó a comentar que recibió información de un oficial militar retirado pero se negó a revelar su nombre.

La argentina María Claudia García de Gelman fue detenida a mediados de 1976 en Buenos Aires junto a su esposo Marcelo Gelman, hijo del poeta Juan Gelman.

El cadáver de Marcelo fue encontrado posteriormente en la capital argentina y María Claudia, por entonces de 19 años y embarazada, fue trasladada clandestinamente a Montevideo donde dio a luz y posteriormente desapareció como parte del "Plan Cóndor" de las dictaduras del Cono Sur americano para acabar con sus enemigos políticos.

Su hija, Macarena Gelman, fue entregada desde bebé a la familia de un policía uruguaya, que la crió.

Juan Gelman logró encontrar a su nieta en 2000, luego de una larga búsqueda y posteriormente presentaron una denuncia a la Justicia uruguaya por la desaparición de María Claudia.

En 2010 ambos presentaron una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) contra el Estado uruguayo, que fue condenado en marzo de 2011 por la desaparición forzada de María Claudia y por la supresión de identidad de Macarena.

En marzo de 2012 el presidente de Uruguay, José Mujica, encabezó un acto público en la Asamblea General del Parlamento, donde reconoció la responsabilidad institucional del Estado uruguayo en los hechos de violación de los derechos humanos denunciados por los Gelman.

En la víspera Macarena Gelman presentó su candidatura a la Cámara de Diputados dentro de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio de cara a las elecciones de octubre próximo.