Una polémica se ha armado en torno a la denuncia de supuesta falta de ayuda por parte del Estado a Freddy Lala Pomavilla, el único ecuatoriano sobreviviente de la masacre de agosto del 2010, cuando 72 migrantes que trataban de llegar a Estados Unidos fueron asesinados por el grupo Los Zetas, en el estado mexicano de Tamaulipas.

La secretaria del Migrante, Lorena Escudero, afirmó que a Freddy Lala se lo ha apoyado con todo lo que ha estado a su alcance. “Aquí hay personas inescrupulosas que quieren lucrar de los migrantes y ahora se suman comunicadores que solo buscan hacer quedar mal al gobierno con total falta de ética periodística”, dijo Escudero.

Ella señaló que William Murillo, exsecretario del Migrante, estaría utilizando a Lala. Denunció que es de Murillo el número de cuenta que se proporcionó en una entrevista por Teleamazonas para que las personas voluntarias colaboren para apoyar a la familia de Lala. “Hemos comprobado con el depósito que hizo una persona”, señaló Escudero en el último enlace sabatino. 

Mientras que Murillo calificó la denuncia como “falsa” y pidió la intervención de la Contraloría General del Estado para esclarecer en qué se han gastado unos US$70 mil que la Fiscalía habría invertido en apoyar al sobreviviente, según dijo.

“En los rubros se coloca que se han gastado $ 5 mil dólares en ropa, cuando a Lala solo lo han llevado una vez a comprar pijamas, en las que no se gastó ni $ 200”, dijo Murillo, quien admite que abrió una cuenta de la que Lala es su titular y en la que él figura como “representante con firma autorizada”. 

El presidente de la República, Rafael Correa, también cuestionó en su último enlace sabatino las declaraciones otorgadas por Lala a los medios de comunicación, en las que denunciaba desatención por parte del Estado, al decir que “se lo ha ayudado en lo posible”. Lala declaró que se siente defraudado, ya que el Estado no le ha cumplido con la ayuda médica y económica prometida.