La Asociación de Policías Militares y Bomberos de Bahía convocó para este martes a las 9 a un acto frente a la Cámara Municipal de Salvador para pedir que el cuerpo legislativo intervenga en favor de Marco Prisco.

Mientras comienza a normalizarse la seguridad en la tercera ciudad en importancia de Brasil, la convocatoria realizada para este martes solicita a la sociedad bahiense que participe vestida de blanco, con un brazalete negro.

La Asociación de Policías asegura que lo hace "por temor a la seguridad" de Prisco, detenido en una prisión federal de Brasilia desde el viernes, y remarcaron que las seis asociaciones mantienen el acuerdo con el gobierno estadual "en el sentido de orientar a la tropa a que trabaje normalmente, en respeto a la sociedad bahiense".

La familia de Prisco lo visitará mañana en la prisión, mientras se espera una resolución judicial sobre los planteos hechos por sus abogados y luego de que lo alojaran en una celda personal, por temor a represalias de otros presos.

En tanto, también mañana está previsto que concejales analicen la actuación del presidente de la Asociación de Policías Militares y Bomberos de Bahía en la última protesta, que dejó un saldo estimado en 44 muertos, y una concejal suplente no descartó la posibilidad de que tenga que asumir en su lugar.

Prisco fue electo integrante de la Cámara Municipal de Salvador luego de la huelga policial de 2012, que tuvo como consecuencia 157 personas fallecidas, y ahora espera ser electo diputado de Bahia por el opositor PSDB, en unos comicios que se producirán luego del mundial de fútbol.

En esta ocasión, la rápida reacción de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, con el envío de 6.000 uniformados federales a la zona, parece haber devuelto la normalidad a Bahía, mientras se producía el regreso de miles de sus habitantes de las minivacaciones de Semana Santa que se extendieron hasta hoy, feriado de Tiradentes, en homenaje a uno de los primeros promotores de la independencia de Brasil.