Río de Janeiro. La Policía Federal (PF) de Brasil realizó este martes una operación contra una red acusada de desviar cerca de 200 millones de reales (US$56 millones) en sobornos que fueron a las arcas del partido gobernante MDB y el ex gobernante (PT).

La PF señaló en un comunicado que los sobornos que presuntamente fueron a las arcas del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y del Partido de los Trabajadores (PT) se refieren a fraudes en contratos con la petrolera estatal Petrobras.

Se trata de la 51 fase de la operación "Lava Jato" (lavadero) que investiga la red de corrupción alrededor de Petrobras, realizada en los estados de Río de Janeiro, Sao Paulo y Espíritu Santo.

La entidad indicó que ordenó 23 mandatos judiciales: cuatro de prisión preventiva y dos de prisión temporal, así como 17 de búsqueda y aprehensión.

La operación, correspondiente a la investigación de Lava Jato, ordenó 23 mandatos judiciales. Entre los acusados hay tres ex empleados de Petrobras y tres operadores financieros de políticos cercanos al mandatario brasileño.

Según la PF, solamente uno de los mandatos de prisión preventiva no se cumplió, debido a que el acusado está en Portugal.

Entre los acusados hay tres ex empleados de Petrobras y tres operadores financieros, uno de ellos un agente que se presentaba como intermediario de valores destinados a políticos vinculados al MDB, del presidente Michel Temer.

Los sobornos se habrían pagado entre 2010 y 2012, según la Fiscalía, y hay pruebas que muestran el pago de US$25 millones a ex trabajadores de Petrobras y otros US$31 millones a agentes que se presentaban como intermediarios del MDB.

El dinero habría salido de un contrato fraudulento de más de US$825 millones firmado en 2010 por Petrobras con la constructora Odebrecht.

El contrato fue para la prestación en 10 países (incluido Brasil) de servicios de diagnóstico, construcción y rehabilitación en áreas de seguridad, medio ambiente y salud para la petrolera.

El juez federal Sergio Moro, responsable en primera instancia del caso Petrobras, decretó el bloqueo de 90 millones de reales (US$25 millones) de bienes de los investigados en esta nueva fase.