Río de Janeiro. La Policía Federal (PF) de Brasil realizó este miércoles una gran operación contra cinco grupos criminales acusados de desviar al menos 1.600 millones de reales (US$450 millones) de dinero público, destinado a meriendas escolares en al menos 30 ciudades de cuatro estados del país.

La PF detalló que la operación, bautizada como "Prato Feito" (plato hecho), cuenta con más de 600 agentes en los estados de Sao Paulo (sureste), Paraná (Sur), Bahía (noreste) y el Distrito Federal (centro).

Busca cumplir 154 mandatos de búsqueda y aprehensión, además de apartar de manera preventiva de sus cargos a agentes públicos, así como la suspensión de contratos públicos con 29 empresas y socios.

Las investigaciones apuntan a que al menos 13 alcaldes y cuatro ex alcaldes están involucrados en el esquema de corruptelas, en el que hay 65 contratos sospechosos que superan los 1.600 millones de reales (US$450 millones).

Los cinco grupos criminales actuaban en 30 municipios, en los que tenían contratos con ayuntamientos para suministrar meriendas escolares, uniformes, material didáctico y otros servicios.

Se sospecha que al menos 85 personas participaban en el esquema de corrupción, incluidos los alcaldes y ex alcaldes, así como 27 agentes públicos, un concejal y otras 40 personas.

Las investigaciones comenzaron en 2015, después de que el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) identificara varios desvíos en licitaciones relacionadas a meriendas para escuelas.  

Varias de las empresas implicadas ya fueron investigadas en un caso anterior parecido, en la llamada "Mafia de la Merienda".

Según la PF, los cinco grupos criminales actuaban en 30 municipios, en los que tenían contratos con ayuntamientos para suministrar meriendas escolares, uniformes, material didáctico y otros servicios.

Las personas investigadas deberán responder por los delitos de fraude en licitaciones y asociación criminal, así como corrupción activa y pasiva, con penas que van de 1 a 12 años de prisión.