Bogotá. La Policía de Colombia capturó este martes a cinco personas, a quienes atribuyó la autoría material del atentado con explosivos contra el ex ministro Fernando Londoño, perpetrado en Bogotá a mediados de mayo pasado, que dejó dos muertos y unos 38 heridos.

En un comunicado, esa corporación descartó que los detenidos militen en la guerrilla y explicó que los arrestos ocurrieron durante esta jornada en operativos realizados en Cali, capital del departamento de Valle del Cauca (suroeste), y en Bogotá.

Entre los detenidos hay una persona de 17 años, identificado con el alias de "Piloto" o "Carne", de 16 años, fue el encargado de pegar al vehículo de Londoño la bomba, que tras su detonación ocasionó la muerte de dos personas y heridas a al menos otras 38.

El ex funcionario conservador también resultó con lesiones en el ataque explosivo.

De acuerdo con la nota, difundida en el portal de la Policía, el ataque, acaecido el 15 de mayo en el sector financiero de la capital colombiana, fue producto "de una peligrosa alianza entre delincuentes comunes (los capturados) al servicio del terrorismo".

El documento no precisó, sin embargo, si con esta expresión se refería como es usual a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), organización a la que se le atribuyó el hecho que causó múltiples daños en esa zona del norte de Bogotá.

A su turno y en diálogo con la emisora local Caracol Radio, el fiscal general Eduardo Montealegre aseguró que los detenidos, miembros de estructuras delincuenciales, "no pertenecen a las FARC" pero se investiga si fueron contratados por la guerrilla.

"Obviamente, una de nuestras principales hipótesis de trabajo es suponer que detrás del atentado eventualmente pudieron estar las FARC", agregó respecto al caso que se sigue por el atentado, el jefe del ente investigador en esta nación sudamericana.

El grupo insurgente no se ha responsabilizado por el ataque ni ha desmentido su participación en el mismo.

Algunos de los otros detenidos fueron identificados como Diego Fernando Tabares, "Lucho" y Ulises Castellanos, "Apu".

Ellos, al igual que "Piloto" o "Carne" y dos individuos más deberán responder ante la justicia por homicidio y terrorismo.

A las capturas de la jornada, se suman otras tres llevadas a cabo días después de la detonación.