Las fuerzas de seguridad de Guatemala anunciaron hoy que destruyeron en las últimas semanas 850 millones de matas de amapola en una región fronteriza con México, con un valor estimado en US$769,2 millones.

En conferencia de prensa el ministro de Gobernación, Mauricio López, indicó que las plantaciones fueron ubicadas en el lugar conocido como "triangulo del opio" en el departamento de San Marcos (250 kilómetros al oeste de Ciudad de Guatemala), pero no aclaró si hubo capturas de los responsables de estos plantíos.

El funcionario explicó que el operativo de erradicación de estas plantas forma parte de un programa impulsado en varias regiones del país para que los campesinos sustituyan el cultivo de esta planta de la cual se obtiene el opio, una droga analgésica narcótica.

"Este año iniciamos un primer plan piloto denominado cultivos sustitutos, el cual es aplicado en Bolivia y Colombia, y pretende que estas poblaciones de agricultores cambien la manera de realizar su actividad económica en materia de siembras", puntualizó el funcionario.

Por Guatemala pasa el 90% de la droga que llega a Estados Unidos, pero cada vez es más frecuente encontrar laboratorios donde se procesan las drogas sintéticas.