Roma. La policía italiana llevó a cabo este martes una importante operación contra la Camorra, el sindicato del crimen establecido en la región de Campania, en el sur de Italia.

Por lo menos 40 personas fueron arrestadas por diversos cargos en su contra, tales como asociación con la mafia, extorsión, posesión ilegal de armas y receptación de artículos robados.

Al parecer, todos los arrestados son miembros del Casalesi, un clan dentro de la Camorra arraigado en el pequeño pueblo de Casal di Principe, indicó el periódico de Nápoles "Il Mattino".

La operación fue ordenada por los fiscales de la Dirección Distrital contra la Mafia (DDM) en Nápoles, y fue llevada a cabo por alrededor de 200 funcionarios de 13 provincias del país, explicó la policía.

También se emitieron órdenes de arresto contra Carmine y Nicola Schiavone, dos notables miembros del clan Casalesi que ya están en la cárcel. Ambos son hijos del jefe encarcelado Francesco "Sandokan" Schiavone, quien durante mucho tiempo dirigió el clan Casalesi y actualmente cumple una sentencia de cadena perpetua desde 2008.

Carmine y Nicola Schiavone fueron arrestados en 2013 y 2010, respectivamente, y encarcelados por delitos relacionados con operaciones de la mafia. Sin embargo, los fiscales de DDM creen que ellos aún dirigen parte de los negocios del clan desde la cárcel. Actualmente, cuatro de los cinco hijos de "Sandokan" Schiavone cumplen condenas de cárcel.

El clan Casalesi ha sido considerado durante mucho tiempo el grupo más poderoso dentro de la Camorra. Se calcula que obtiene ganancias globales de 30.000 millones de euros (US$32.000 millones), de acuerdo con un cálculo de la Dirección de Investigación contra la Mafia en 2008.

Su poder recibió un duro golpe con el juicio de 10 años de duración llamado "Espartaco" en 2008, en el que 36 miembros del clan Casalesi fueron condenados, 16 de ellos con sentencias de cadena perpetua.