Con la finalidad de profundizar el proceso de autodepuración de malos elementos y generar más confianza en la ciudadanía, la cúpula policial anunció este miércoles la implementación del Plan Nacional Anticorrupción en la institución.

El jefe de Estado Mayor de la Policía, general Wilson Alulema, dio a conocer los puntos básicos del plan propuesto desde la misma institución.

Entre los más importantes, resaltó Alulema, está la creación de un Centro de Control y Confianza, la conformación de una sección de inteligencia de Asuntos Internos solo para la investigación de actos de corrupción, la implementación de la Declaratoria de Historia de Personal y la adopción de un sistema que incentive (instaurar condecoración) al personal policial que demuestre ética y valores, entre otros.

El Centro de Control y Confianza será el lugar donde se realice la prueba del polígrafo a todos los miembros de la fuerza. A decir de Alulema, con esto se busca asegurar la idoneidad y la probidad del personal. “La aplicación de esta medida será paulatina y sistemática”.

Actualmente existen ocho polígrafos en la Policía Nacional, pero se espera se incremente a 30 para abastecer a los cerca de 40 mil hombres que hacen la fuerza.

Además se creará una unidad de inteligencia especializada para perseguir policías involucrados en actos de corrupción y posibles delitos.

Hasta el momento, Asuntos Internos tenía esta potestad, pero no de una forma tan profunda, según el general Alulema. Con la creación de la unidad se pretende que en cada uno de los comandos provinciales se indague toda información sobre actos de corrupción.

Desde hace algunas semanas, la Inspectoría General de la Policía inició el periodo de llamado para los uniformados que pretenden ser parte de esta nueva unidad de inteligencia contra la corrupción.

El general Nelson Argüello, inspector general, señaló que se espera que este proceso de selección culmine a finales de septiembre de este año y luego, durante dos meses, realizar la capacitación de los elegidos.

Inicialmente se piensa que la unidad esté conformada por entre 30 y 40 elementos, quienes de preferencia se espera que provengan de la Policía Judicial y de las unidades Antinarcóticos.

Para evitar el enriquecimiento ilícito dentro de todos los grados de la Policía, la cúpula institucional implementa la Declaratoria de Historia de Personal, que no es otra cosa que el historial completo del miembro policial y de sus familiares cercanos.

Dentro de la información que tiene que entregarse están viajes al exterior, estudios, parientes, deudas contraídas, detalles de tarjetas de crédito, etcétera.

A decir de Alulema, esta medida es de obligatoriedad para cada ascenso, pero la diferencia está en que se dará un seguimiento constante a la misma y, además, se centrará en el movimiento del aspecto económico del uniformado.

Como incentivo al personal uniformado se prevé instaurar la Condecoración a la Ética Policial. Este reconocimiento pretende premiar a todo miembro que demuestre un cumplimiento irrestricto de la doctrina institucional. La condecoración tendrá el puntaje más alto en méritos y será tomado en cuenta en los ascensos.

Además, se estimulará, mediante condecoraciones o felicitaciones, al personal que denuncie la corrupción interna en la Policía y también a los uniformados operativos que realicen aprehensiones, decomisos o recuperaciones importantes.