Caracas. Una refriega entre jóvenes y policías puso fin este sábado al intento de marcha hacia una zona del populoso centro de Caracas convocada por opositores venezolanos, contrarios al diálogo entre la alianza opositora y el gobierno de Nicolás Maduro.

Con gases lacrimógenos y algunas detenciones, la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana, cuyos agentes recibieron algunas pedradas y fuegos de artificios utilizados a manera de proyectiles, dispersaron la marcha y lograron que los manifestantes se replegaran hacia al acomodado este capitalino.

Con gases lacrimógenos y algunas detenciones, la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana dispersaron la marcha y lograron que los manifestantes se replegaran hacia al este capitalino.

Antonio Ledezma, alcalde Metropolitano de Caracas y quien no comparte el diálogo en el que participa la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), criticó la decisión de la policía de no dejar que la marcha llegase a su destino.

El gobierno y el MUD analizan una posición común frente a las marchas, ya que no se considera un buen contexto para dialogar.

Henrique Capriles, uno de los opositores que forma parte de las conversaciones con el gobierno, sostuvo que "la mayoría del país quiere diálogo, pero para que sea real depende fundamentalmente del gobierno, ya que una farsa agravaría aún más la crisis".