Puerto Príncipe. La policía haitiana disparó gases lacrimógenos este miércoles contra manifestantes que demandaban el retiro de las fuerzas de paz de la ONU en protesta por la supuesta violación de un hombre local por parte de un grupo de marines uruguayos.

La policía en la capital Puerto Príncipe impidió a unos 300 manifestantes ingresar a una plaza en frente del dañado palacio presidencial, donde los sobrevivientes del terremoto del 2010 aún viven en un campamento de refugiados.

El tráfico quedó interrumpido luego de que los peatones y los habitantes del campamento, muchos cargando niños pequeños, huyeron para escapar de los gases. Algunos arrojaron piedras a la policía.

La reputación de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah) quedó muy afectada desde la aparición este mes un video tomado por celular que muestra a marines uruguayos riéndose mientras inmovilizan a un joven boca abajo en un colchón y aparentemente abusan de él sexualmente en una localidad del sur.

Es el último incidente que involucra a la fuerza de paz de más de 12.000 tropas de la ONU que trabaja en el empobrecido Estado caribeño.

Cuatro soldados uruguayos que presuntamente están detrás del ataque del 28 de julio fueron detenidos y están enfrentando un juicio marcial. La supuesta víctima, Johnny Jean, declaró ante un juez haitiano que fue violado.

Gritando "Minustah debe irse" y "Violadores", los manifestantes marcharon por las calles de la capital, devastada por el sismo. Algunos llevaron carteles con eslóganes en contra de la ONU: uno de ellos calificaba a la misión como una fuerza de "ocupación".

La policía se movilizó para impedir que ingresen a la plaza Champs de Mars, frente al palacio, debido a que el gobierno ha prohibido las manifestaciones públicas en el lugar.

Minustah ha lanzado una investigación sobre el incidente y aseguró que va a determinar si realmente hubo una violación.

Uruguay se disculpó formalmente con Haití y condenó las acciones de los soldados acusados como "aberraciones".

Las fuerzas de paz de la ONU ya fueron condenadas en el pasado, especialmente cuando tropas nepalesas fueron acusadas de traer una mortal epidemia de cólera al país después de que sus letrinas contaminaron un río local. El episodio desató disturbios el año pasado contra el contingente internacional.

"Justicia para Johnny, justicia para todas las víctimas de violaciones de la Minustah, justicia e indemnización para todo el pueblo haitiano que es víctima de la epidemia de cólera traída por la Minustah", dijo el manifestantes Simon Mourin, de 30 años, a Reuters.

Uruguay contribuye con tropas para la misión de paz, junto con Brasil, Chile, Nepal y varios países.

El jefe chileno de Minustah indicó que pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que autorice una reducción gradual del contingente que opera en Haití.