Teherán. La policía iraní arrestó a un centenar de manifestantes en la capital este lunes, dijo el vicegobernador de Teherán, mientras se intensificaban las acciones policiales contra las manifestaciones antigubernamentales que comenzaron la semana pasada.

Las fuerzas de seguridad han tenido dificultades para contener las protestas surgidas el jueves pasado y que han continuado en todo el país, en el mayor desafío en años a los clérigos que dirigen Irán.

Las revueltas son las peores desde que la multitud tomó la calle en 2009 para condenar la reelección del entonces presidente Mahmud Ahmadineyad. Un miembro de las fuerzas de seguridad murió este lunes, según varios medios.

“Unas 200 personas fueron arrestadas el sábado, 150 el domingo y unas 100 este lunes”, dijo Ali Asghar Naserbakht, vicegobernador de la provincia de Teherán, a la agencia semioficial de noticias ILNA este martes.

“Unas 200 personas fueron arrestadas el sábado, 150 el domingo y unas 100 este lunes”. Ali Asghar Naserbakht.

Centenares más han sido arrestados en otras ciudades.

Añadió que la situación en Teherán estaba bajo control y que la policía no había pedido la ayuda de las fuerzas especiales de la Guardia Revolucionaria.

La agencia de noticias Mehr citó también a un alto cargo judicial que afirmó que varios de los líderes de las protestas en Karaj, cuarta ciudad en tamaño del país, han sido arrestados.

Videos en redes sociales mostraron este lunes intensos enfrentamientos en la localidad central de Qahderijan entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes que intentaban ocupar una comisaría, en parte incendiada.

El Gobierno dijo que estaba restringiendo temporalmente el acceso a la aplicación de mensajería Telegram e Instagram. Había también informaciones de que el acceso móvil a Internet estaba bloqueado en algunas áreas.