París. La policía comenzó este jueves a interrogar al ministro francés de Trabajo, Eric Woerth, como testigo en una investigación sobre un escándalo de donaciones políticas que ha sacudido al Gobierno.

Lo que comenzó como una pelea familiar entre la mujer más rica de Francia, la heredera del imperio L'Oreal Liliane Bettencourt, y su hija, ha explotado en un escándalo político con implicaciones para el presidente Nicolas Sarkozy y Woerth, acusados de recibir donaciones ilegales.

"La audiencia ha comenzado, se está celebrando en el despacho del ministro", dijo un portavoz del fiscal Philippe Courroye.

Woerth, un estrecho aliado de Sarkozy responsable de dirigir una histórica reforma del régimen de pensiones este año, está contra las cuerdas con peticiones de dimisión en los últimos meses después de que se reveló que su esposa trabajó en la gestión del patrimonio de Bettencourt.

La antigua contadora de la heredera también ha dicho que Woerth recibió donaciones ilegales para el partido gobernante UMP. El ministro ha negado cualquier acción ilícita.

En un nuevo giro, la fiscalía de Nanterre le ha confiscado a la administradora de la riqueza de Bettencourt Patrice de Maistre el prestigioso título de la Legión de Honor.

Maistre recibió el reconocimiento a principios de 2008 de manos de Woerth, dos meses después de que Florence Woerth fuera contratada para trabajar en la firma Clymene, que gestiona la vasta fortuna de Bettencourt, con un salario anual de 200.000 euros (US$260.300).

Florence Woerth y Maistre ya han sido interrogadas por la policía. Florence Woerth ha negado cualquier acuerdo de favores pero ha dicho que fue Maistre quien le ofreció el trabajo, solo pocas semanas después de que su marido empezara a trabajar como ministro del presupuesto.

La policía también registró este miércoles la casa de la hija de la heredera, Françoise Meyers-Bettencourt, dentro de una investigación sobre violación de privacidad después de que se hicieran públicas unas conversaciones grabadas en secreto por el mayordomo de Bettencourt entre ella y sus contadores en la casa de la heredera.