Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Los policías federales que resultaron lesionados en el enfrentamiento con la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) este domingo en Chilpancingo no estaban alcoholizados ni habían consumido sustancia prohibida alguna, aseguró el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo.

Precisó que son siete los agentes heridos, uno de los cuales se debate entre la vida y la muerte.

El mando policiaco reafirmó la versión de que los hechos violentos comenzaron cuando a tres policías se los llevó, del hotel en el que se encontraban hospedados, personas embozadas y armadas con palos, bombas molotov y tubos, que viajaban en siete camionetas.

Después, un grupo mayor de la Policía Federal salió en busca de sus compañeros y es instantes después cuando se da el enfrentamiento con maestros adscritos a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y con estudiantes de Ayotzinapa que habían terminado de preparar un concierto a beneficio de los normalistas desaparecidos.

Explicó que antes de estos hechos hubo un roce entre alumnos y maestros con civiles que, pensaron los cetegistas y normalistas, eran policías federales, pero que no fue así.

El mando federal, en entrevista telefónica en “La Primera por Adela”, deslindó a la CETEG como el grupo que sustrajo a los uniformados de su hotel y que generó la violencia.

"Hay otros grupos de mayor violencia, que se tapan la cara (…) que generan distorsiones a las propias manifestaciones”, dijo Enrique Galindo.

Explicó que algunos de los integrantes de esos grupos están identificados, pero no pueden ser detenidos porque no hay pruebas en flagrancia, puesto que actúan encapuchados.

Respecto a los agentes federales heridos, sostuvo que fueron certificados llegando al hospital, con médicos del ISSSTE, y no tenían alcohol ni ninguna otra sustancia (...) Estaban dormidos (en el hotel, cuando llegaron los grupos agresores).

Denunció que uno de los federales fue azotado, y que incluso requirió intervención quirúrgica para suturar sus heridas. “Es indignante para la Policía. Es el extremo, es dañar por dañar con una saña que no entendemos”, expuso.

Al final, dijo, se concluyó el problema dialogando el comandante Espartaco con el líder de los maestros. Reconoció que el líder de la CETEG tranquilizó a su gente.

Precisó que en los hechos fueron detenidos tres civiles pero no se pudo acreditar que hubieran lesionado a alguien y por eso fueron puestos en libertad.

Aclaró que por los hechos la Policía Federal dio vista a la PGR sobre los objetos encontrados (petardos, armas blancas, palos, tubos y armas blancas) y por las lesiones de que fueron sujetos los elementos federales.

Explicó que ahora se hará una investigación que derivará en el deslinde de responsabilidades, y aseguró que habrá detenidos por los hechos, aunque no por la flagrancia.