San Salvador. La Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador confirmó este lunes que aumentó el nivel de alerta tras el aumento de ataques organizados por pandillas contra agentes en servicio y delegaciones policiales.

El ministro de Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, informó que la policía cuenta con "información y evidencias" de que las pandillas aumentan su actividad delictiva, expanden la organización y control territorial, así como la penetración social e institucional.

Perdomo reiteró que algunas clicas (células pandilleriles) cuentan con más armamento de uso militar.

Según las autoridades, las pandillas tienen instrucciones para atacar policías, militares y empleados públicos con el objetivo de presionar al nuevo gobierno, que tomará posesión el 1 de junio.

El pasado sábado una patrulla de la delegación policial de Quezaltepeque fue atacado por unos pandilleros que organizaron una emboscada en territorio de una de las facciones del Barrio 18.

En el hecho murió un policía y dos quedaron gravemente lesionados.

En otro incidente, miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) hirieron a otro policía en un poblado ubicado en una zona rural al centro del país, en la jurisdicción de San Rafael Cedros, en el departamento de Cuscatlán.

Asimismo, un empleado administrativo del Centro Penal de Ilopango fue asesinado en un vecindario ubicado al sureste de la capital en una zona con persistencia delincuencial pandillera.

Hace dos semanas, una publicación del periódico conservador "El Diario de Hoy" reveló que una clica de la Salvatrucha están entrenando en poblados limítrofes con Honduras porque presuntamente serían contratados por carteles del narcotráfico.

En conversación con Xinhua, uno de los principales mediadores de la tregua entre las maras, el ex guerrillero Raúl Mijango, fustigó que las autoridades policiales impiden el contacto con los jefes recluidos en las cárceles.

Hace dos años, las dos bandas anunciaron el inicio de una tregua territorial que inmediatamente fue criticada por la oposición política. Sin embargo, el armisticio fue clave para la disminución de homicidios de 14 a un promedio de seis diarios.

"Ahora, gracias al señor Perdomo, los homicidios están subiendo a nueve diarios", criticó Mijango.

El exguerrillero junto al capellán del ejército, el sacerdote Fabio Colindres, iniciaron hace dos años una serie de visitas en las cárceles del país donde conversaron con los líderes de ambas bandas para buscar un acuerdo que disminuyera la violencia.

El acuerdo fue criticado porque la prensa local sostiene que el gobierno del presidente Mauricio Funes pactó con las pandillas.

De hecho, ese fue uno de los principales argumentos del partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena) durante la campaña presidencial.

Pese al acuerdo entre la 18 y la MS, las extorsiones contra los comerciantes y transportistas nunca han cesado.

De acuerdo con las autoridades de Seguridad, durante el 2014 hasta el sábado anterior se habían cometido 47 ataques contra policías, 17 más en comparación con el mismo período de 2013.