Caracas. Agentes del servicio de inteligencia de Venezuela entraron armados a la casa del dirigente opositor Leopoldo López, quien se encuentra en arresto domiciliario desde mediados del año pasado, denunció el jueves su esposa, Lilian Tintori.

El ingreso de los policías durante la noche del miércoles a la residencia, en la que también viven sus tres hijos, uno de ellos una bebé de meses, se conoce el mismo día que el diario estadounidense The New York Times publicó un reportaje con testimonios del político sobre las amenazas de volver a prisión que habría recibido en los últimos meses.

"Nunca habían entrado (...) Nos dijeron que tenían la orden de arriba, que de ahora en adelante dos funcionarios armados tenían que permanecer dentro de mi casa", dijo Tintori el jueves a periodistas a las puertas de su residencia.

"Es ilegal e inhumano que el SEBIN esté con armas dentro de la casa donde estamos con nuestros tres hijos", había denunciado en Twitter horas antes.

Una comisión de funcionarios policiales vigilaba la entrada a la residencia día y noche desde entonces y a López se le colocó un grillete electrónico en el tobillo para evitar cualquier intento de fuga.

La esposa del líder opositor dijo que denunció ante las autoridades lo que considera una violación al derecho de sus hijos. "Esto es un hogar que se está recuperando de una constante tortura militar (...) Les pedí toda la madrugada que salieran".

El Gobierno venezolano, que coordina las labores del servicio de inteligencia, no respondió a una solicitud de información sobre este caso.

López, quien estuvo más de tres años preso en una cárcel militar tras ser sentenciado a casi 14 años por instar a las protestas en 2014, fue trasladado a su casa para seguir su condena en agosto, cuando se apaciguaron las protestas que pidieron durante meses en las calles la salida del presidente, Nicolás Maduro.

Una comisión de funcionarios policiales vigilaba la entrada a la residencia día y noche desde entonces y a López se le colocó un grillete electrónico en el tobillo para evitar cualquier intento de fuga.

Durante su arresto domiciliario, López regresó a prisión por unos días el año pasado y desde entonces no ofrecía declaraciones públicas.

Voluntad Popular, el partido que dirigía López, fue uno de los primeros en sumarse a la decisión opositora de no participar en las elecciones -que el jueves fueron pospuestas para mayo desde el 22 de abril-, donde Maduro buscará su reelección.