Caracas. Efectivos de la policía de Venezuela rodeaban este lunes en una casa en las afueras de la capital a un oficial que en el 2017 protagonizó un ataque desde un helicóptero contra edificios gubernamentales y un robo de armas militares, dijeron autoridades y el piloto rebelde en redes sociales.

Óscar Pérez, un exfuncionario policial al que el presidente venezolano Nicolás Maduro describió como "terrorista", difundió varios videos en Instagram para mostrar cómo se escondía de policías que según dijo lo tenían "sitiado" en El Junquito, una barriada pobre montañosa en las afueras de Caracas.

En los últimos videos difundidos en la red social, Pérez aparece con la cara ensangrentada y se escuchan múltiples detonaciones. "Dijimos que nos íbamos a entregar, y no quieren dejar que nos entreguemos. Nos quieren asesinar", dijo.

"El terrorista Óscar Pérez atacó a quienes lo rodean, hiriendo a dos funcionarios del FAES (Fuerzas de Acción Especial), los cuerpos de seguridad respondieron al fuego", escribió el vicepresidente del gobernante partido socialista Diosdado Cabello en Twitter para confirmar el operativo.

"Dijimos que nos íbamos a entregar, y no quieren dejar que nos entreguemos. Nos quieren asesinar". Óscar Pérez.

El piloto se había mantenido en la clandestinidad desde que secuestró un helicóptero de la policía en junio del año pasado y lanzó granadas a edificios gubernamentales sin dejar heridos. En diciembre volvió a aparecer en un robo de armas en una unidad militar, donde amordazó a unos oficiales.

"Ahora viene el show de la llorantina (llanto), ¡qué cobarde cuando se ve atrapado como una rata!", había escrito la ministra de prisiones Iris Varela unas horas antes en un mensaje de Twitter donde nombró al piloto.