Efectivos policiales de bajo rango se replegaron hoy en instalaciones de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de La Paz, a media cuadra de la Plaza Murillo, en señal de protesta por la negativa del gobierno a atender su demanda de mejora salarial.

La protesta fue reforzada con la presencia de las esposas de suboficiales y sargentos, y se extendió a Cochabamba, donde las oficinas de la UTOP también fueron cerradas por los uniformados movilizados. En Santa Cruz, 15 esposas de policías iniciaron una huelga de hambre en instalaciones de la Asociación Nacional de Sargentos, Clases y Policías (Anssclapol), mientras que los uniformados anunciaron una reunión a las 10.00 de este jueves para tomar decisiones.

Radio Erbol informó que la protesta también se habría extendido a la Unidad de Seguridad Física de Oruro, pero La Razón Digital no pudo confirmar el hecho. Los policías anunciaron que masificarán las protestas hasta que su demanda sea atendida.

" Por eso les digo camaradas, a nivel nacional, del departamento de La Paz, vengan aquí, los que están en descanso, de emergencia, a colaborar a sus hermanos de la UTOP que han decidido cerrar sus puertas por no haber una respuesta del Gobierno. Que vengan los verdaderos policías revolucionarios", declaró en puertas de la UTOP de La Paz el dirigente Pedro Ticona.

Luego envío un mensaje a los jefes policiales: "señor Comandante General, no quiera enfrentar al verde olivo entre hermanos policías, sabemos lo que están complotando contra nosotros, si tiene que correr sangre primero va a estar la mía y mi vida antes que permitir que los hermanos del verde olivo se enfrenten".

Hasta el lugar llegó también un grupo de esposas de los policías, quienes anunciaron que se plegarán a la protesta y convocaron a sus similares en otros departamentos a hacer lo mismo.

Según el presidente de la Anssclapol, Javier Quispe, los policías determinaron anoche rechazar la propuesta del Gobierno de postergar el debate de incremento salarial hasta agosto.

Quispe también explicó que no están de acuerdo con el ofrecimiento del Ejecutivo de subir en Bs 50 el salario básico.

Después de cerrar las puertas de la UTOP en La Paz, los policías lanzaron gases lacrimógenos a la calle y sacaron a los oficiales.

El Comandante departamental de la Policía, coronel Edward Barrientos, arribó al lugar para reunirse con los representes de los amotinados, pero no logró su objetivo.

La demanda es fusionar el bono de Seguridad Ciudadana, de Bs 400, al salario básico. Con ese fin, desde el lunes sostenían reuniones con el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y el viceministro, Jorge Pérez. Ayer fue el último día del plazo que dieron para obtener una respuesta oficial.